top of page

¡Todo sobre las Alergias y el Asma!


Resolviendo las Alergias y el Asma

Tu sistema inmunitario es dinámico y extenso, y trabaja horas extras constantemente para prevenir enfermedades. Esta sofisticada red, formada por células, órganos, proteínas y tejidos, es esencial para tu salud. Cuando este sistema está fuera de equilibrio, surgen problemas de salud como alergias estacionales o asma.


Las alergias estacionales, incluidas las alergias al polen, son causadas por una producción de histamina y otras sustancias. Esencialmente, el cuerpo produce histamina en reacción sustancias toxicas y otros pólenes problemáticos que ingresan al sistema respiratorio.


La histamina aumenta la permeabilidad de los vasos sanguíneos cerca del sitio alérgico, causando hinchazón. Y también tiene un efecto inflamatorio indirecto.

El aumento de los niveles de estrés (físico, químico y emocional), las toxinas ambientales y los aditivos alimentarios nocivos todos contribuyen al aumento de las tasas de alergias y asma. Es importante abordar estos problemas— no solo para aliviar las alergias, sino también para ayudar a prevenir enfermedades potencialmente mortales como enfermedades cardíacas, cáncer y demencia.


Las Alergias y los problemas Autoinmunes están vinculados

Los trastornos autoinmunes van en aumento en los EE. UU. [1] Según el Nacional Instituto de Ciencias de la Salud Ambiental, 24 millones de personas en los EE. UU. tienen una condición autoinmune, siendo las mujeres las más afectadas que los hombres. La etiqueta de un problema autoinmune es que el cuerpo se ataca a sí mismo. Los médicos han identificado más de 80 enfermedades autoinmunes diferentes.[2] 


Aquí hay algunos de los más comunes:


  • Psoriasis

  • Enfermedad inflamatoria intestinal

  • Tiroiditis de Hashimoto

  • La enfermedad de Graves

  • Esclerosis múltiple

  • Lupus

  • Diabetes tipo 1

  • Enfermedad celíaca

  • Artritis reumatoide

  • Sjogren


Hasta cierto punto, las alergias y el asma están relacionadas con enfermedades autoinmunes, porque son causados por una respuesta inmune hiperactiva. Ambos comienzan en el sistema inmune. Aunque no es tan grave como los trastornos auto inmunitarios, como lupus o artritis reumatoide, las alergias hacen que el sistema inmunitario reaccione de forma exagerada en peligros relativamente menores, como el polen y la ambrosía.


Una estrategia efectiva para mejorar los síntomas, para ambas condiciones autoinmunes y alergias y asma, es centrarse en el equilibrio y la regulación. Esto ayuda a restablecerlos ciclos biológicos críticos del sistema inmunitario.


¿Qué hace que el sistema inmunológico se descontrole?

Un sistema inmune sano y equilibrado responde a las amenazas, las neutraliza y luego se calma y vuelve al modo «observar y esperar». No reacciona de forma insuficiente o exagerada. Pero un sistema inmunológico que está desequilibrado simplemente no puede funcionar correctamente.


Cuando tu sistema inmunológico no reacciona, es víctima de todo tipo de tóxicos, bacterias y otros invasores, lo que hace que se enferme con más frecuencia y permanezca enfermo por más tiempo. Esto se debe a un sistema inmunitario que reacciona de forma insuficiente donde no puede mantener alejados a los malos y por lo tanto al verse incapaz de neutralizarlos, estas causan enfermedades.


Por otro lado, cuando tu sistema inmunológico reacciona de forma exagerada, desencadena una serie peligrosa de eventos que son desencadenados por la principal proteína de alarma del cuerpo, la galectina-3. En esta situación, las señales de alarma de galectin-3 no se apagan cuando desaparecen las amenazas. El sistema inmune sigue enviando tropas incluso cuando no hay un enemigo real para luchar, y los sobre estímulos a las células inmunitarias comienzan a atacar las propias células del cuerpo, que pueden:


  • Causar alergias estacionales y alimentarias, así como asma.

  • Llevar a una condición autoinmune, como lupus o artritis reumatoide.

  • Impulsar la inflamación sistémica en curso, que puede conducir a una variedad de afecciones crónicas incluyendo diabetes tipo 2, cáncer y enfermedades del corazón

  • Desencadenar tormentas de citosinas potencialmente mortales, que pueden dañar gravemente los pulmones y otros órganos [3]


Conoce a tu sistema inmunológico

El sistema inmunitario está formado por miles de piezas móviles que deben funcionar y trabajar juntos con equilibrio y armonía, incluyendo:

  • Células asesinas naturales (NK), que se movilizan cuando su cuerpo detecta infecciones, microbios o células cancerosas

  • Células T colaboradoras, que envían instrucciones a las células B y a las células T asesinas

  • Células T asesinas, que eliminan cualquiera de sus células que hayan sido infectadas por un patógeno invasor

  • Células B, que producen anticuerpos dirigidos para combatir invasores específicos (un anticuerpo del resfriado común, por ejemplo)

  • Las citosinas, que envían señales que activan las respuestas inmunitarias y inflamación


Estimular vs Balancear: ¿Cuál es la diferencia?

Estimular tu sistema inmunológico, especialmente si lo hace todos los días, es como darle dulces a un niño pequeño. Obtienen ese “subidón de azúcar” inmediato, que les proporciona energía y estimulación, pero luego se desmayan por el golpe de azúcar o entran en una crisis emocional descontrolada (rabieta).


Del mismo modo, un suministro constante de sustancias que estimulan el sistema inmunitario puede conducir a un sistema inmunitario que reacciona de forma insuficiente (como un golpe de azúcar) o reacciona de forma exagerada (como una rabieta).


Equilibrar el sistema inmunológico, por otro lado, brinda la protección que deseas. 

Cuando tomas las medidas para mantener tu sistema inmunológico en equilibrio, de manera efectiva:

  • Refuerzas tus defensas

  • “Entrena” a sus células inmunitarias defensivas para que respondan adecuadamente

  • Neutraliza patógenos

  • Controla la inflamación

  • Previene los ataques a sus propios tejidos y órganos.

  • Detiene reacciones exageradas peligrosas, como tormentas de citoquinas, antes de que comiencen

Un sistema inmunológico bien equilibrado te mantiene saludable y con vitalidad. Entonces, si no te sientes en tu mejor estado, y te encuentras luchando contra los síntomas crónicos de alergia y/o asma, tu sistema inmunológico te puede estar haciéndote saber que necesitas ayuda.


Signos y síntomas de las Alergias 

Los síntomas de las alergias son como los resfriados, pero más frecuentes, más persistentes y peores durante la primavera y el otoño. En algunos casos, sin embargo, las alergias pueden ocurrir durante todo el año. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:


  • Goteo nasal y congestión

  • Estornudos excesivos

  • Dolor y presión en los senos paranasales

  • Ojeras oscuras

  • Calidad del sueño enrojecida

  • Ojos llorosos y con picazón

  • Garganta irritada

  • Eccema alérgico

  • Sibilancias similares al asma y dificultad para respirar


Cuando son graves y/o continuos, estos síntomas pueden disminuir su calidad de vida de múltiples maneras, desde interferir con el desempeño laboral y escolar hasta limitar las actividades sociales. Y cuando las alergias se vuelven crónicas, pueden aumentar los riesgos de otras afecciones, como infecciones de los senos paranasales, asma crónica, infecciones del oído y falta de sueño.


Pasos a seguir para resolver las Alergias

1) Sane a su Sistema Gastrointestinal

El tracto gastrointestinal es nuestra primera línea de defensa contra los patógenos y otros invasores extraños, y allí reside una gran cantidad de células inmunitarias y bacterias amigables, que luchan constantemente contra los invasores dañinos. 


Desafortunadamente, sin embargo, algunas personas sufren de afecciones inflamatorias crónicas que hacen que el intestino sea más poroso, lo que se denomina «síndrome del intestino permeable». Como resultado, alimentos no digeridos, bacterias y otras partículas extrañas ingresan a la circulación. El sistema inmunológico ataca y libera histamina, el «químico reparador». La histamina provoca hinchazón e inflamación y, en niveles altos, y provoca alergias. 

El síndrome del intestino permeable se ha relacionado en muchos casos con alergias estacionales, así como con sensibilidades alimentarias específicas. Cuando los pacientes con alergias estacionales reducen la inflamación en el intestino a través de la eliminación de alimentos pro inflamatorios (es decir, gluten, lácteos, azúcar, grasas refinadas) y se adhieren a alimentos y nutrientes moduladores inflamatorios, los síntomas de alergia a menudo se reducen o revierten por completo.


2) Gluten

Compuesto por dos proteínas (gliadina y glutenina), el gluten puede generar reacciones adversas en una gran parte de la población. En casos severos, la sensibilidad al gluten puede causar la enfermedad celíaca, una condición autoinmune grave que causa reacciones inflamatorias extremas al gluten.


Si bien muchas personas solo tienen una leve sensibilidad al gluten, la proteína aún puede generar reacciones inflamatorias. Según estudios reciente solo una de cada ocho personas expresa malestares estomacales ocasionados por gluten y las otras siete lo expresan en exacerbación de síntomas en la piel, articulaciones, tiroides, vías respiratorias, etc. 


Además de las molestias intestinales, la inflamación causada por la sensibilidad al gluten puede sobrecargar el sistema inmunológico y comprometer la función del tracto GI y afectan muchos otros sistemas de órganos, incluido el cerebro. De manera similar al tratar el intestino permeable, muchas personas con alergias estacionales encuentran alivio cuando eliminan el gluten de sus dietas.


3) Elimina otros ingredientes problemáticos y disfrute de alimentos ricos en nutrientes

El gluten no es el único alimento que puede generar inflamación. Muchas personas reaccionan mal a los lácteos, la soya, los huevos y otros alimentos de consumo común. Sin embargo, hay un enemigo más insidioso: los alimentos procesados, que en muchos casos son inflamatorios y carecen de valor nutricional. También puede ser útil mantenerse alejado de las carnes convencionales, el alcohol y el consumo excesivo de cafeína.


Como nota positiva, existen muchos alimentos integrales ricos en nutrientes que pueden reducir la inflamación y apoyar una respuesta inmune saludable. Haz hincapié en las proteínas magras orgánicas, frutas, verduras, granos integrales germinados, nueces, semillas y grasas saludables. Hay una serie de granos sin gluten que son ricos en nutrientes, como el amaranto, el mijo y quinua. (Estos son más ricos en nutrientes y tienen más poder antiinflamatorio cuando se remojan, germinan o fermentan). Elije frutas y verduras de colores brillantes, ricas en Fito nutrientes, antiinflamatorios y otros compuestos beneficiosos. Además, bebe mucho de agua filtrada o de manantial. La deshidratación crónica puede dificultar la inmunidad y aumentar la inflamación, lo que agrava las alergias.


Las personas con alergias o cualquier problema relacionado con el sistema inmunológico deben enfatizar los alimentos ricos en flavonoides, una poderosa clase de Fito nutrientes que promueven la salud. El flavonoide quercetina es particularmente útil para las alergias, reduce la inflamación y controla la histamina.


Los alimentos ricos en quercetina incluyen la cebolla roja, el eneldo, la col rizada, las manzanas, la familia de las moras y las alcaparras.


Los alimentos repletos de ácidos grasos omega-3, como el salmón salvaje, la linaza, las nueces y las sardinas, también son sanos. Estos contienen grasas saludables que apoyan la inmunidad y ayudan a reducir la inflamación.


Una nueva investigación también muestra que el microbioma del cuerpo mejora la asimilación de flavonoides y otros poli fenoles. Por lo tanto, es crucial alimentar a tu intestino con bacterias saludables. Buenas opciones: alimentos probióticos cultivados como yogur, kéfir y chucrut y alimentos «prebióticos» como raíz de achicoria, hojas de diente de león y ajo. Los prebióticos nutren a los probióticos y los ayudan a prosperar.


4) Desintoxicación de toxinas ambientales y agrícolas

Hay miles de toxinas en el medio ambiente que llegan a nuestro cuerpo.

Si bien la relación entre la toxicidad y las alergias no está claramente demostrada, se está acumulando evidencia alarmante sobre el vínculo entre las toxinas ambientales, como pesticidas como el glifosato y los metales pesados, y el desarrollo de enfermedades autoinmunes. Está claro que estos venenos ambientales generan inflamación y pueden causar estragos en los sistemas neuroendocrino e inmunológico finamente sintonizados del cuerpo.


Para cualquier persona que sufra de alergias, una desintoxicación periódica con alimentos orgánicos antiinflamatorios puede ayudar a reducir los síntomas. Los agentes desintoxicantes suaves, como la pectina cítrica modificada y los alginatos eliminan activamente los metales pesados, los pesticidas e incluso los isótopos radiactivos. La limpieza es una práctica clave que puede ayudar eliminar sustancias nocivas, reducir la inflamación y ayudar a restablecer el equilibrio del cuerpo.


5) ¿Están los medicamentos para la alergia «secando» su cuerpo y su cerebro?

No debe sorprenderte que se gasten miles de millones de dólares cada año en medicamentos para la alergia de venta libre (OTC) y recetados, incluidos los antihistamínicos (que bloquean la producción de histamina para reducir los síntomas), los esteroides nasales para reducir la inflamación y los modificadores inmunitarios. Si bien estos medicamentos generalmente alivian los síntomas, tienen múltiples efectos secundarios.


Los antihistamínicos, por ejemplo, son conocidos por tener un efecto de «secado» en el cuerpo, lo que a menudo provoca ojos secos, estreñimiento, sequedad de boca y/o retención urinaria. Otros efectos secundarios incluyen problemas de pensamiento y ansiedad. Estos efectos secundarios pueden ser pronunciados en adultos mayores que pueden tener más dificultades para eliminar los antihistamínicos del cuerpo.


Hallazgos más recientes sugieren que ciertos antihistamínicos pueden cruzar la barrera hematoencefálica. E incluso podrían aumentar el riesgo de demencia. Según un estudio de 2019, los medicamentos anticolinérgicos se asociaron con un 50 % más de riesgo de demencia.


La difenhidramina, el ingrediente activo de Benadryl y otros antihistamínicos, es un anticolinérgico. Estos fármacos inhiben la acetilcolina, un neurotransmisor implicado en la memoria, aprendizaje y retención.


6) Abordar y Atender los diferentes Estresores (Físico, Químico y Emocional)

El estrés, el intestino permeable y las sensibilidades alimentarias como el gluten alimentan la inflamación crónica, lo que a su vez hace que estas afecciones se agraven, un ciclo viscoso. Esto trae consecuencias mucho más allá de las molestias que provocan la mayoría de las alergias. La inflamación crónica puede desempeñar un papel en numerosas afecciones potencialmente mortales. Todos deberíamos hacer todo lo posible para mantener la inflamación bajo control.


Hablando de estrés: la ansiedad genera hormonas inflamatorias, pero hay formas de aliviarla. La meditación, por ejemplo, es una disciplina milenaria que calma tanto la mente como el cuerpo. Numerosos estudios han demostrado que la práctica puede influir dramáticamente en el cerebro, poniendo a raya nuestro reflejo de lucha o huida y reduciendo la inflamación. El ejercicio también puede ayudar.


Simplemente dar una caminata rápida de 30 minutos todos los días puede hacer maravillas para controlar el estrés, la inflamación y la salud en general.

Es importante recordar que el cerebro por medio del sistema nervioso central que incluyen a los nervios del cráneo, la medula espinal que viaja a lo largo de la columna y sus 31 par de raíces nerviosas coordina y controla todas las funciones de nuestro organismo, este sistema nervioso autónomo se subdivide en simpático (instinto o mecanismo de supervivencia) y para simpático (reparar, digerir y descansar) siendo este ultimo el encargado de nuestro sistema inmune, por lo tanto cualquier lesión o leve alteración biomecánica (lateralización o desviación de columna) influye directamente en nuestro sistema inmune.


¿Cómo puedo resolver mis alergias?

Por medio de nuestro Método Integral Funcional que se le llama Neuroimuno regulación, que viene siendo la acción del cerebro que coordina y controla todas las funciones de nuestro organismo.


Vivimos a través de nuestro Sistema Nervioso Autónomo que este a su vez se subdivide en Sistema Simpático y Parasimpático.


El Sistema Simpático se activa para Alerta, defensa y huida, viene siendo nuestro sistema de supervivencia.


Y cuando el sistema nervioso simpático no esta activo debe de entrar el Sistema parasimpático para la digestión (absorber y asimilar nutrientes así como eliminar desechos), reparar cualquier daño del organismo, descansar y mantener a un sistema inmune fuerte que aquí es donde aparecen las alergias cuando este no entra adecuadamente.


Cuando existe un desequilibrio entre estos dos sistemas nerviosos (o predomina uno de ellos) inicia la manifestación de la sintomatología, que es la forma en que el cuerpo nos expresa que es lo que está sucediendo. Tal como ocurre en el tablero de un automóvil, donde lejos de apagar el foco del tablero, hay que investigar para descubrir qué es lo que esta sucediendo y repararlo. Es de esta manera como su organismo logra reparase a sí mismo.


Estos desbalances se pueden presentar por factores: Químicos, Físicos y/o Emocionales.

  • Estresores Físicos: Desalineación de columna, heridas o lesiones a nuestro cuerpo, exceso de calor, humedad, frio o resequedad del medio ambiente, desvelos con cierta regularidad, exceso de ejercicio, así como falta de ejercicio.

  • Estresores químicos: Toxicidad por medio de lo que comemos, bebemos, respiramos, nos untamos, inyectamos o exponemos.

  • Estresores Emocionales / Mentales: Pensamientos tóxicos, relaciones tóxicas, temores, enfados, tristezas, decepciones, frustraciones, etc.


Hoy en día hay diversas investigaciones que sugieren factores que contribuyen a las Alergias, Hipersensibilidades Alimenticias, Bloqueos Metabólicos, etc. como:

  • Disbiosis Intestinal o alteración de la flora intestinal natural; colitis, distensión abdominal, estreñimiento, diarrea, etc.

  • Adyuvantes inmunológicos como Aluminio y Mercurio.  Hoy en día la cantidad de vacunas sugeridas/aplicadas ha aumentado considerablemente. inclusive en los padres también). A los 11 años, un niño ha recibido aproximadamente 43 dosis de 12 vacunas.

  • Toxinas microbianas como: hongos, cándida, moho, etc.

  • Alimentos genéticamente modificados.

  • Químicos utilizados en la Agricultura (fertilizantes, fungicidas pesticidas, insecticidas, etc.)

  • Aditivos, colorantes, conservadores y saborizantes alimenticios.

  • Medicamentos: AINE´s, Anti-depresivos, Anti-ácidos, diuréticos, antibióticos, anticonceptivos, etc. (Estos alteran la fisiología del organismo y su expresión genética (epigenética)).

  • Comidas procesadas industrialmente (Nitritos, benzoatos, glutamatos, etc.)

  • Deficiencias de Vitamina D en el embarazo.

  • Radiación electro-magnética, Wifi, telefonía celular, etc.

  • Padres con historial de alergias o problemas autoinmunes y los medicamentos utilizados para mitigar su sintomatología.


Por medio de nuestro Método Integral, todo lo que genera un mal no deseado lo atendemos como alergia, hipersensibilidad, intolerancia, bloqueo metabólico, toxicidad, enfermedad, sintomatología, etc.


Con nuestro Método Integral buscamos, y atendemos, todos los factores que se identifican logrando así estimular al Sistema Nervioso Central para que este, es su mejor capacidad posible, responda, desintoxique, auto-repare y equilibre el organismo.


¿Qué puedo hacer para resolver mis problemas o prevenirlos?

  1. Acude con un Quiropráctico Correctivo Funcional que entienda la importancia de la Biomecánica de la relación de tu Columna y tu Sistema Nervioso Central con todo tu organismo.

  2. Toma conciencia en cuanto a tu estilo de vida alimentario, resuelve alergias, intolerancias, hipersensibilidades alimentarias, bloqueos metabólicos, etc.

  3. Evita alimentos procesados de la industria.

  4. Procura comer productos libres de pesticidas o genéticamente modificados.

  5. Resuelve temas emocionales, conflictos, etc. que puedas estar acarreando por medio de meditación, introspección, etc.…

  6. Procura ejercicio apropiado

  7. Duerme y Descansa de una manera reparadora.


Dr. David Garita 

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


especialistas en monterrey N.L. Mexico
bottom of page