top of page

TDAH y Autismo


Los alimentos y la nutrición influyen en la salud, el aprendizaje y el comportamiento de los niños.


Como doctor que aborda un trastorno como el autismo o el TDAH, es importante comprender las conexiones entre lo que ingresa al cuerpo y cómo funciona. Puede afectar la existencia o la gravedad de varios síntomas al prestar atención estratégica a la dieta de los niños. Nutrir la esperanza consiste en utilizar la investigación científica, el conocimiento práctico y la percepción individualizada para ayudar a discernir y aplicar el plan de alimentación y nutrición más favorable para cada niño.


Con este enfoque, los niños están mejorando. Miles de padres y doctores de todo el mundo están documentando y publicando en blogs sus experiencias personales: abordar los problemas de salud subyacentes de un niño (fundamentalmente a través de la dieta/nutrición) ha llevado a mejoras en los síntomas relacionados con el TDAH y el autismo.


La recuperación de estos trastornos es posible y ha sido documentada. Cada vez hay más informes de niños que pierden sus diagnósticos, regresan a las aulas regulares y logran avances nunca antes vistos.


Cuando comencé mi carrera en hace casi 28 años, inicialmente tenía curiosidad sobre las conexiones entre los ingredientes de los alimentos, los aditivos artificiales y los comportamientos asociados con ADD/ADHD. Mi trabajo de investigación inicial reveló que muchos síntomas comunes del trastorno podrían provenir de lo que comen los niños: aconsejé modificar la dieta.


Pero luego descubrí algo más grande: que el TDAH, el autismo y muchos otros trastornos infantiles tienen factores subyacentes similares y que todos están influenciados por la dieta. Me concentré intensamente en comprender la bioquímica y los detalles del uso de dietas especiales para ayudar al autismo y más allá. Mi enfoque final de investigación sobre «Autismo: contribuyentes ambientales, observaciones bioquímicas e intervención de nutrientes», más tarde se convirtió en mi Método Integral Funcional, Nutriendo la esperanza para el autismo.


Informar e inspirar a otros se ha convertido en el trabajo de mi vida.

El TDAH, el Autismo y las Afecciones Neurológicas Son Trastornos de TODO EL CUERPO


Hablemos de el autismo como un ejemplo general. Los niños con autismo son los «canarios en la mina de carbón», que nos alertan de que algo anda mal y que es necesario actuar. Parecen ser los más sensibles y fácilmente lesionados por las toxinas, los factores estresantes y las deficiencias de nuestro entorno.

Lo que aprendemos al estudiar el autismo nos ayuda a comprender y abordar una gran variedad de trastornos infantiles en la actualidad.


Durante mucho tiempo, el autismo se ha considerado un trastorno «misterioso» que comienza o termina en el cerebro y que afecta el comportamiento social observable. El sistema de salud general sigue viendo el trastorno de esta manera, creyendo que no se puede cambiar ni influir.


Sin embargo, desde 1967, el Instituto de Investigación del Autismo y otras organizaciones han abordado el autismo como un «trastorno de todo el cuerpo», creyendo que el cerebro se ve afectado por la bioquímica del cuerpo.

Los doctores y los padres han estado compartiendo datos durante años, observando y documentando una variedad de síntomas fisiológicos comunes del autismo. La profesora de Harvard Martha Herbert M.D., Ph.D., fue una de las primeras en describir el cerebro y el comportamiento como «descendentes» del funcionamiento del cuerpo; explicando que lo que sucede en el cerebro del niño con autismo se ve literalmente afectado por lo que sucede en los órganos y la bioquímica de su cuerpo.


Cuando se contempla como un trastorno de todo el cuerpo, es más probable que los padres y los doctores identifiquen los síntomas físicos del autismo que habitualmente se pasan por alto. Con esta comprensión más amplia, se hace evidente que hay muchas cosas que se puede hacer para abordar estos desafíos y ayudar a los niños a mejorar.


Síntomas Físicos Comunes Con Causas Subyacentes Similares


Los niños con autismo suelen presentar síntomas físicos; como diarrea, estreñimiento, distención abdominal y dolor gastrointestinal, infecciones frecuentes, alergias alimentarias, hipersensibilidades alimenticias, dificultades para dormir e inflamación/dolor en general. Para muchos niños, las deficiencias de nutrientes, los bloqueos metabólicos, la bioquímica desequilibrada, los problemas digestivos y la inflamación subrayan estos síntomas.


Por ejemplo, todas las siguientes condiciones tienen Inflamación subyacente: Autismo, TDAH, depresión, ansiedad, esquizofrenia, asma, alergias, enfermedades autoinmunes, trastornos inflamatorios intestinales y eccema.

Estas condiciones subyacentes causan síntomas en niños con diagnósticos variados, muchos de estos son comórbidos (existiendo juntos): eccema, hiperactividad, falta de atención, desequilibrios del estado de ánimo, reacciones alérgicas, diarrea/estreñimiento.


Independientemente del diagnóstico, estos síntomas son signos de que el cuerpo sufre desequilibrios bioquímicos subyacentes.


La diarrea, el sarpullido y el eccema de un niño no son “síntomas incidentales no relacionados” con su diagnóstico de TDAH: están conectados. De hecho, la mayoría de los trastornos neurológicos e infantiles (autismo, TDAH, alergias, asma, ansiedad, depresión) tienen factores internos similares que causan síntomas externos, factores en los que los padres y los doctores pueden influir.


Crisis Moderna – Reversible

Los niños están hoy más enfermos que nunca: el 43% (32 millones) sufre de una condición de salud crónica¹⁶.


La “dieta mexicana estándar” que se consume a ciegas hoy (no solo en México) involucra comida rápida, procesada, empaquetada y comida chatarra con aditivos artificiales y cantidades exorbitantes de azúcar agregada.

El comer de esta manera es una gran causa de las deficiencias nutricionales, y el azúcar y los aditivos, conservadores, colorantes, texturizantes agravan y agotan más a nuestros sistemas. Demasiados niños hoy en día no obtienen el requerimiento mínimo de nutrientes necesarios para el desarrollo del cerebro; incluyendo zinc, hierro, calcio, B6, omega 3 y más.


Además, las toxinas/productos químicos, el uso excesivo de antibióticos en los animales convencionales y los factores estresantes ambientales agotan e interfieren con nuestro sistema corporal, lo que aumenta la inflamación, las deficiencias y los trastornos digestivos. En las últimas generaciones, estas deficiencias y factores estresantes afectan nuestra genética, que conducen a un aumento de los trastornos y enfermedades infantiles.


Debido a que el cuerpo y el cerebro están conectados, al afectar la salud, también afecta el aprendizaje y el comportamiento. La ciencia dice que se pueden mejorar estos trastornos infantiles.


Conexión del Sistema Gastrointestinal y El Cerebro


Lo que comen los niños afecta el funcionamiento de su cuerpo y cerebro por varias razones: los químicos y las sustancias en los alimentos procesados por la industria pueden afectar el cerebro, los alimentos pueden alimentar o eliminar a los microbios dañinos en el intestino que crean toxinas que afectan el cerebro, los alimentos que digerimos se convierten en nutrientes para que el cerebro funcione.

El trabajo del Dr. MacFabe de la Universidad de Western Ontario ha ilustrado esta conexión cerebro-intestino con el autismo¹⁷: que la condición del intestino afecta el funcionamiento del cerebro. 


Hipócrates, el padre de la medicina moderna, dijo: “Toda enfermedad comienza en el intestino”.


Condiciones relacionadas con la inflamación:

  • Autismo

  • TDAH

  • Depresión

  • Ansiedad

  • Esquizofrenia

  • Asma

  • Alergias

  • Condiciones autoinmunes

  • Trastornos inflamatorios del intestino

  • Eccema


Debemos recordar que los alimentos que ingerimos están en constante contacto con el intestino y tienen una influencia significativa en el cuerpo y el comportamiento.


Para muchos niños, los síntomas fisiológicos y conductuales del autismo y el TDAH pueden provenir o verse exacerbados por una mala digestión y salud gastrointestinal. Un estudio de investigación concluyó que «los trastornos gastrointestinales no reconocidos… pueden contribuir a los problemas de conducta de los pacientes autistas no verbales».¹⁸


Un metanálisis¹⁹ mostró que las personas con autismo tenían:

  • 4,42 veces más probabilidades de tener síntomas gastrointestinales

  • 3,63 veces más probabilidades de tener diarrea

  • 3,86 veces más probabilidades de tener estreñimiento

  • 2,45 veces más probabilidades de tener dolor abdominal


Y otro estudio identificó una fuerte correlación entre la gravedad de los síntomas gastrointestinales y la gravedad del autismo. ²⁰


La digestión es crucial para una buena salud. Los nutrientes son esenciales para todas las funciones bioquímicas y cerebrales. Un estado nutricional adecuado requiere el consumo de alimentos ricos en nutrientes y una digestión adecuada para descomponer, absorber y asimilar esos alimentos. La mala digestión puede conducir a una condición conocida como intestino permeable; marcado por malabsorción de nutrientes, respuestas inflamatorias a los alimentos que no se descomponen y carga de desintoxicación, el sistema inmunológico, otros procesos que a su vez causan problemas neurológicos. La falta de bacterias beneficiosas en el tracto gastrointestinal puede causar graves trastornos digestivos y de salud, y puede afectar directamente el estado de ánimo.


Trastorno de todo el cuerpo

  1. Falta de bacterias buenas para el estado de ánimo

  2. Estrés oxidativo y energía insuficiente

  3. Toxinas de levadura

  4. Neurotransmisores submetilados

  5. Toxinas bacterianas y dopamina alta

  6. Inflamación Cerebral

  7. Aumento de la toxicidad en el cerebro

  8. Los opiáceos afectan el cerebro

  9. Deficiencias de nutrientes en el cerebro


La mala digestión con frecuencia se debe a la falta de bacterias beneficiosas, la inflamación y la respuesta del sistema inmunitario a ciertos alimentos, y los estudios muestran que los niños con autismo han mostrado intestino permeable,²¹ bajos niveles de flora benéfica,²² inflamación y respuesta inmunitaria a los alimentos²³, ²⁴. Además, la respuesta a ciertos alimentos como el gluten y la caseína puede crear una reacción opiácea o inflamatoria que puede afectar el cerebro.


Gluten y Caseína – Posibles Opiáceos

Ciertos alimentos, como el trigo y los lácteos, contienen proteínas (gluten y caseína) que pueden formar compuestos opiáceos si no se digieren adecuadamente. Se ajustan al receptor de opiáceos del cerebro e imitan a otros opiáceos como la morfina²⁵. Este efecto de los opiáceos puede influir directamente en el cerebro y provocar síntomas similares a los de la morfina: pensamientos confusos, falta de atención, estreñimiento y más.


El gluten y la caseína, cuando no se toleran, pueden causar una respuesta inflamatoria que puede crear trastornos digestivos, dolor en todo el cuerpo y problemas de absorción de nutrientes. Es muy importante entender y controlar la inflamación porque las citoquinas (sustancias químicas inflamatorias) pueden afectar negativamente el comportamiento y el estado de ánimo²⁶.


Las investigaciones muestran que la intolerancia al gluten es un factor en la depresión²⁷, la ansiedad²⁸, el TDAH²⁹ y la esquizofrenia³⁰. Y hay una serie de estudios sobre los opiáceos en el autismo³¹, una disminución de los síntomas gastrointestinales con una dieta GFCF³⁴ y una reducción de los síntomas autistas con una dieta GFCF³⁵.


Según Hipócrates, «todas las enfermedades comienzan en el intestino», y esto ciertamente resulta cierto con el TDAH y el autismo. Como puede ver, la digestión y la salud intestinal afectan el cerebro y también muchos otros sistemas y síntomas del cuerpo.


Cuando un padre se ocupa de los asuntos que puede controlar (la dieta, la nutrición y el estilo de vida de su hijo), le está proporcionando al cuerpo los nutrientes y las condiciones que necesita para sanar. La mejora de estos factores subyacentes influye en la trayectoria del desorden y conduce a una mejor salud, bienestar y, posteriormente, a un mejor aprendizaje y comportamiento.


¿Cómo el cuerpo afecta el cerebro?


No solo el intestino y el cerebro están conectados, sino que todo el cuerpo y el cerebro están conectados. Hay muchos sistemas corporales y procesos bioquímicos que deben funcionar correctamente para que el cuerpo esté sano y el cerebro funcione bien; requieren nutrientes, una respuesta inflamatoria normal, una buena función celular y metabólica, una digestión y una desintoxicación adecuada. La mayoría de las condiciones neurológicas e infantiles son trastornos de todo el cuerpo; las estrategias que apoyan y sanan el cuerpo de los niños con autismo también benefician a otros trastornos.


Aquí menciono un conjunto complejo de factores que influyen en el autismo: toxinas, factores ambientales, salud digestiva e inflamación. Estos causando efectos que pueden tener en el cerebro. 


Una bioquímica desequilibrada afecta el cerebro y los síntomas del autismo, así como el TDAH, la ansiedad, la depresión y muchas otras afecciones:

  • Los opiáceos se pueden crear a partir de una descomposición inadecuada del gluten, la caseína y la soja, lo que provoca síntomas de exceso de opiáceos: pensamientos confusos, insensibilidad al dolor, adicción y abstinencia de opiáceos e irritabilidad.

  • Mal funcionamiento de la metilación: cuando esta cascada bioquímica no funciona correctamente (con frecuencia se observa en el autismo³⁸), los neurotransmisores no se pueden metilar (y, por lo tanto, no se «activan») como es necesario, lo que aumenta la probabilidad de ansiedad, depresión, TDAH y sueño. Problemas³⁹.

  • La inflamación en el intestino y el cerebro pueden ser causada por toxinas, sensibilidad a los alimentos o bacterias malas o levaduras en el intestino. Esto puede causar dolor que afecta el comportamiento: el comportamiento auto agresivo, inclinarse sobre los muebles y golpearse la cabeza pueden ser signos de dolor⁴⁰. La inflamación también es un signo de estrés oxidativo y deficiencia en la célula (y el cerebro).

  • Cuando la desintoxicación es deficiente (los estudios muestran niveles bajos de sulfatación⁴¹ y niveles bajos de glutatión⁴² en el autismo) las toxinas de los alimentos y del medio ambiente pueden acumularse y actuar como drogas/neurotransmisores en el cerebro (causando irritabilidad, agresión, daño cerebral/celular) como con los salicilatos, ingredientes artificiales, glutamato mono sódico, mercurio y aluminio.

  • Mala digestión y deficiencias de nutrientes. Cuando la digestión es mala y el intestino está demasiado permeable («intestino permeable»), como en el autismo⁴³, los nutrientes que se supone que pasan no pueden absorberse adecuadamente. Esto conduce a deficiencias de nutrientes que pueden afectar todas las funciones celulares, incluido el cerebro. El hierro y el zinc son dos de estos nutrientes bajos en autismo⁴⁴ y TDAH⁴⁶.

  • Microbioma, disbiosis y levadura. Cuando hay un crecimiento excesivo de levadura (cándida) en el cuerpo, las toxinas ingresan al torrente sanguíneo y se abren paso hasta el cerebro, donde pueden causar síntomas que van desde la desorientación, el pensamiento confuso e incluso el comportamiento de ebriedad⁴⁸. Las bacterias buenas y el equilibrio entre los microorganismos buenos y los malos pueden afectar en gran medida no solo la digestión, sino también nuestra salud general⁴⁹, el estado de ánimo⁵⁰ y la función cerebral⁵¹.

  • Disfunción mitocondrial. Los estudios del Dr. Frye y Rossignol muestran que hasta el 30% de los niños con autismo tienen disfunción mitocondrial⁵². Las mitocondrias son el motor de la célula, si no funcionan correctamente, no tenemos suficiente energía celular. Cuando esto sucede, muchos de nuestros órganos para funciones corporales pueden inhibirse, como la desintoxicación, la cognición, la digestión y la energía en general.


Según Hipócrates, “todas las enfermedades comienzan en el intestino”, y esto ciertamente resulta cierto con el autismo y el TDAH. Como puede ver, la digestión y la salud intestinal afectan el cerebro y muchos otros sistemas y síntomas del cuerpo.


Los alimentos interactúan constantemente con el intestino y pueden tener un profundo impacto en los síntomas. Es crucial eliminar los alimentos nocivos que contribuyen a la inflamación, desencadenan la respuesta inmunitaria (sensibilidad a los alimentos) y aumentan la toxicidad, y es esencial agregar alimentos que respalden un ecosistema saludable y proporcionen los nutrientes necesarios.


Comprender que el intestino y el cerebro están conectados ayuda a explicar POR QUÉ el autismo, el TDAH y la salud en general mejoran a través de una dieta que apoya la digestión/salud gastrointestinal y la bioquímica. La salud gastrointestinal y la bioquímica son socios.


La bioquímica involucra procesos celulares que requieren energía, nutrientes y enzimas para funcionar, y se requiere una digestión adecuada para obtener, absorber y asimilar los nutrientes necesarios para estos procesos. La bioquímica puede fallar si no hay suficientes nutrientes, si no se pueden digerir, absorber y asimilar los nutrientes, si se limita un nutriente en particular o si no se puede convertir un nutriente en su forma activa y utilizable. La atención a la dieta es crucial.


5 Áreas donde la comida es importante


Una dieta saludable y una buena digestión son esenciales para una buena salud. Al apoyar la bioquímica, la digestión y el estado de los nutrientes a través de una atención estratégica a la dieta y la nutrición («esperanza nutritiva»), puede mejorar los síntomas del autismo, el TDAH y más.


Estas son cinco áreas principales en las que nutrir la esperanza puede ayudar a mejorar la salud del intestino, la bioquímica de todo el cuerpo y afectar positivamente el autismo, el TDAH y la salud física y mental general de su hijo.


Inflamación y intestino permeable

Mejorar la digestión, reducir la inflamación y sanar el intestino son pasos importantes para la salud y la recuperación en general. El comportamiento, el lenguaje y las erupciones en la piel son algunas de las áreas que comúnmente mejoran.

  • Eliminar los alimentos que inflaman el intestino. El gluten, la caseína, la soya, el maíz y los huevos son delincuentes comunes. Los alimentos exactos a eliminar dependerán de la persona; sin embargo, la dieta libre de gluten y caseína es el lugar más popular y exitoso para comenzar (para el autismo). El azúcar y los aceites refinados también contribuyen a la inflamación.

  • Agregue alimentos que sanen el intestino. Alimentos como el jengibre y la cúrcuma reducen la inflamación. El aceite de pescado, las semillas de linaza y las nueces contienen omega 3 que tienen propiedades moduladoras inflamatorias. Los alimentos fermentados ayudan a sanar el intestino.

  • Agregue alimentos que suministren bacterias beneficiosas. Los alimentos fermentados como el yogur de coco, el kéfir de coco tierno y el chucrut crudo contienen bacterias beneficiosas que crean un entorno sano que ayuda a reducir la inflamación.

  • Agregue alimentos que aumenten las bacterias beneficiosas. Los prebióticos son alimentos (con frecuencia ricos en fibra soluble) que respaldan y ayudan a aumentar los niveles de bacterias buenas en el intestino. Incluyen: espárragos, plátanos, frijoles/legumbres, raíz de achicoria, ajo, miel, kéfir/yogur, puerros, cebollas y chicharos. El ácido butírico es un ácido graso de cadena corta (con frecuencia producido por bacterias buenas a partir de la fibra soluble que come), que se encuentra en la grasa de mantequilla y el ghee que ayuda a nutrir el revestimiento intestinal.


Deficiencias de nutrientes

Las deficiencias de nutrientes son comunes entre los niños con autismo⁵³ y TDAH. La baja calidad de alimentos y las dietas limitadas se suman a este problema. Se requieren nutrientes específicos para procesos bioquímicos complejos, y los nutrientes solo se pueden digerir y absorber a través de alimentos y suplementos cuando el tracto gastrointestinal funciona bien. Además de estimular la digestión, es importante obtener una amplia variedad de nutrientes.

  • Incrementar la calidad y digestibilidad de los alimentos. Aumenta la calidad de los alimentos y la cantidad de alimentos ricos en nutrientes, como carnes de animales de libre pastoreo y vegetales orgánicos. Para obtener ideas sobre cómo obtener una mayor variedad, consulte la lista de alimentos ricos en nutrientes. Remojar y fermentar los granos aumenta su digestibilidad.

  • Agrega más variedad de vegetales y colores. Haz puré de vegetales y agrégalos a albóndigas, batidos, y salsas. Intenta hacer jugos para obtener nutrientes concentrados que sean fáciles de digerir. Las paletas heladas de jugos verdes o batidos ayudan a que los niños reciban estos nutrientes.


ALIMENTOS ricos en nutrientes

  • Vitamina A: Aceite de hígado de bacalao, mantequilla/ghee, hígado y yema de huevo

  • Vitamina C: Camote, calabaza de invierno, brócoli, hojas verdes, hígado

  • Vitamina B6: Semillas de girasol, pistachos, nueces, lentejas, habas y frijoles, salvado de arroz, melaza negra

  • Vitamina B12: Hígado, huevos, pescado, cordero, ternera

  • Ácido fólico: Frijoles, germen de arroz, hígado, espárragos, brócoli, plátanos

  • Omega 3: Pescado/aceite de hígado de bacalao, yema de huevo, mantequilla/ghee, semillas de linaza, semillas de cáñamo, nueces

  • Hierro: Melaza Blackstrap, hígado, semillas de calabaza, huevo de pato

  • Zinc: Semillas de calabaza, nueces, legumbres, jengibre, avena

  • Magnesio: Camote, calabaza de invierno, brócoli, verduras de hojas verdes, algas, ortigas, nueces, legumbres cacao nibs 100 % orgánico

  • Calcio: Brócoli, verduras de hoja verde, calabaza de invierno, algas, ortigas, nueces

  • Agregar suplementos. No siempre es posible obtener los niveles terapéuticos necesarios de nutrientes solo a través de los alimentos. Utiliza vitaminas, minerales, ácidos grasos o aminoácidos para satisfacer sus necesidades de bioIndividuales.


Microbioma


El microbioma es la composición microorganismos de nuestro organismo, tanto beneficiosos como patógenos. La comida es importante para esto. El desbalance de la cándida puede afectar el nivel de energía, la claridad de pensamiento y la salud intestinal. El crecimiento excesivo de la cándida con frecuencia se desencadena por el uso de antibióticos y puede crear inflamación intestinal, lo que resulta en una disminución de la función intestinal. Las siguientes prácticas dietéticas pueden ayudar a equilibrar y apoyar un microbioma saludable:

  • Eliminar azúcares. Los azúcares alimentan la cándida, contribuyendo al crecimiento excesivo de cándida. Elimina las galletas, muffins y otras delicias ricas en azúcar. Incluso el azúcar en las frutas, especialmente las frutas secas y los jugos de frutas, puede ser un problema para los niños.

  • Retire los alimentos que contienen levadura. El pan, las uvas, las ciruelas, las carnes y quesos maduros y los vinagres pueden alimentar la cándida y deben eliminarse.

  • Elimina los almidones. Algunas personas necesitan eliminar los almidones que pueden alimentar la cándida como las papas, el maíz y los cereales sin gluten.

  • Agrega alimentos ricos en probióticos. Los alimentos fermentados contienen bacterias beneficiosas vivas que desplazan a la cándida y favorecen un entorno interno saludable. ¡Muchos están disponibles comercialmente o puede ahorrar dinero aprendiendo a hacer los propios!

  • Añadir prebióticos, alimentos que alimentan a nuestras bacterias. Los alimentos ricos en fibra que pueden alimentar y nutrir nuestro microbioma, a su vez alimentarán y nutrirán nuestro entorno intestinal.


Toxicidad y mala desintoxicación


Cuando la desintoxicación no funciona de manera óptima o está sobrecargada por toxinas preexistentes, es imprescindible evitar más toxinas en los alimentos. Los químicos tóxicos pueden cruzar la barrera hematoencefálica y afectar el funcionamiento del cerebro aumentando la hiperactividad, la agresión, la irritabilidad y el comportamiento auto agresivo.

  • Evita los aditivos alimentarios. Los ingredientes artificiales son muy difíciles de procesar para el cuerpo, por lo que es crucial evitar los colorantes, sabores, conservantes y MSG artificiales.

  • Evita las toxinas en el suministro de alimentos y la preparación de comidas. Evita la introducción de más toxinas en el cuerpo evitando el aluminio, teflón y el plástico al cocinar, evitando las cacerolas de aluminio, el papel de aluminio, el almacenamiento y el microondas en plástico y los alimentos enlatados.

  • Come orgánico. Sólo alimentos de alta calidad que estén libres de pesticidas y hormonas: productos orgánicos, carne de animales de libre pastoreo, huevos y pollos de pastoreo (el pollo no orgánico puede contener arsénico). Evita a toda costa consumir pesticidas, OGM (organismos genéticamente modificados) y alimentos con hormonas, y obtén un mayor contenido de nutrientes, comiendo productos orgánicos.

  • Agrega alimentos que ayuden al hígado. Los antioxidantes apoyan la desintoxicación del hígado: beta caroteno, vitaminas A, C y E, vitaminas B, incluido el Folato, selenio y glutatión. (Consulta la lista de alimentos densos en nutrientes). Los alimentos ricos en azufre son especialmente beneficiosos en los procesos de desintoxicación del hígado, como el brócoli, el repollo, la coliflor, la col rizada, Kale y la col de Bruselas. Las especias canela y cúrcuma ayudan al hígado.


Mala metilación y sulfatación


La metilación, la transsulfuración y la sulfatación son un conjunto de vías bioquímicas que no funcionan de manera óptima para muchos niños, particularmente aquellos con autismo, TDAH y ansiedad. Estas vías pueden apoyarse evitando ciertas sustancias que las impiden y proporcionando los nutrientes necesarios para un funcionamiento adecuado.

  • Eliminar los alimentos fenólicos. Los fenoles artificiales se encuentran en aditivos derivados del petróleo, como todos los colorantes, sabores y conservantes artificiales. Incluso los fenoles naturales, llamados salicilatos, presentes en alimentos (orgánicos y convencionales) como uvas, manzanas, moras, almendras, miel y más, pueden crear una variedad de síntomas físicos, emocionales y conductuales. Cuando los procesos bioquímicos de metilación, transsulfuración o sulfatación no funcionan bien, es importante limitar los fenoles y salicilatos.

  • Mejorar la metilación y la sulfatación a través de la suplementación. Es importante complementar con nutrientes que puedan apoyar estas vías bioquímicas. Los donantes de metilo y el apoyo de metilación/transsulfuración como: vitamina B12, folato, B6, DMG/TMG, magnesio y zinc son suplementos importantes a considerar. Determinar qué suplementos se necesitan y agregarlos puede ser muy útil para la bioquímica y para reducir el autismo y los síntomas neurológicos.


Posibilidad y Potencial

Espero que te estés dando cuenta de algunas cosas: que los niños que padecen trastornos como el TDAH y el autismo tienen un mayor potencial de lo que se pensaba.


Ser estratégico con respecto a las opciones de alimentos y nutrición beneficia a todos los niños en diversos grados. Esta “herramienta” basada en la ciencia es accesible para todos los padres.


A medida que te haces cargo de la alimentación de tu hijo, esto influye directamente en cómo funcionan su cuerpo y su mente: sus acciones pueden tener un impacto inmediato (a veces profundo).


Simplemente comienza eliminando los ingredientes artificiales, eliminando el azúcar, evitando el gluten y la caseína, eliminando los almidones, agregando alimentos fermentados o probióticos, o introduciendo más variedad de vegetales.

Comienza donde te sea más fácil. Incluso detener el uso de dulces de colores artificiales como refuerzos del comportamiento puede ser el primer paso para alimentar la esperanza.


¿Cómo Resolver el Problema?


  1. Acude con un Quiropráctico Correctivo Funcional que entienda la importancia de la 

  2. Biomecánica de tu Columna y tu Sistema Nervioso Central.

  3. Toma conciencia en cuanto a tu estilo de vida alimentario, resuelve alergias, intolerancias, hipersensibilidades alimentarias, bloqueos metabólicos, etc.

  4. Evita alimentos procesados de la industria.

  5. Procura comer productos libres de pesticidas o genéticamente modificados.

  6. Resuelve temas emocionales, conflictos, etc. que puedan estar acarreando por medio de meditación, introspección, etc.…

  7. Procura ejercicio apropiado

  8. Duerme y Descansa de una manera reparadora


Dr. David Garita

Fuentes:

  1. Molloy CA, Manning-Courtney P:      Prevalence of chronic gastrointestinal symptoms in children with autism      and autistic spectrum disorders. Autism 2003, 7(2):165-171. 

  2. Nikolov Roumen N, Bearss Karen      E, Jelle Lettinga, Craig Erickson, Maria Rodowski, Aman Michael G,      McCracken James T, McDougle Christopher J, Elaine Tierney, Benedetto      Vitiello, Eugene Larnold, Bhavik Shah, Posey David J, Louise Ritz,      Lawrence Scahill: Gastrointestinal Symptoms in a Sample of Children with      Pervasive Developmental Disorders. J Autism Dev Disord 2009, 39:405-413. 

  3. Nikolov Roumen N, Bearss Karen      E, Jelle Lettinga, Craig Erickson, Maria Rodowski, Aman Michael G,      McCracken James T, McDougle Christopher J, Elaine Tierney, Benedetto      Vitiello, Eugene Larnold, Bhavik Shah, Posey David J, Louise Ritz,      Lawrence Scahill: Gastrointestinal Symptoms in a Sample of Children with      Pervasive Developmental Disorders. J Autism Dev Disord 2009, 39:405-413. 

  4. Xue Ming, Michael      Brimacombe, Janti Chaaban, Barbie Zimmerman-Bier, Wagner George C: Autism      Spectrum Disorders: Concurrent Clinical Disorders. J Child Neurol 2008,      23(1):6-13. 

  5. Xue Ming, Michael Brimacombe,      Janti Chaaban, Barbie Zimmerman-Bier, Wagner George C: Autism Spectrum      Disorders: Concurrent Clinical Disorders. J Child Neurol 2008, 23(1):6-13.      

  6. Vargas, Diana L., et al. “Neuroglial activation and neuroinflammation in the brain of      patients with autism.” Annals of neurology 57.1 (2005): 67-81. 

  7. Li, Xiaohong, et al. “Elevated      immune response in the brain of autistic patients.” Journal of      neuroimmunology 207.1 (2009): 111-116. 

  8. Rossignol, D. A., and R. E.      Frye. “A review of research trends in physiological abnormalities in      autism spectrum disorders: immune dysregulation, inflammation, oxidative      stess, mitochondrial dysfunction and environmental toxicant exposures.”      Molecular psychiatry 17.4 (2011): 389-401. 

  9. Donev, Rossen, and Johannes      Thome. “Inflammation: good or bad for ADHD?.” ADHD Attention Deficit and      Hyperactivity Disorders 2.4 (2010): 257-266. 

  10. Miller, Gregory E., and Ekin      Blackwell. “Turning Up the Heat Inflammation as a Mechanism Linking      Chronic Stress, Depression, and Heart Disease.” Current Directions in      Psychological Science 15.6 (2006): 269-272. 

  11. Raison, Charles L., Lucile      Capuron, and Andrew H. Miller. “Cytokines sing the blues: inflammation and      the pathogenesis of depression.” Trends in immunology 27.1 (2006): 24-31. 

  12. O’Donovan, Aoife, et al.      “Clinical anxiety, cortisol and interleukin-6: Evidence for specificity in      emotion–biology relationships.” Brain, behavior, and immunity 24.7 (2010):      1074-1077. 

  13. Pitsavos, Christos, et al.      “Anxiety in relation to inflammation and coagulation markers, among      healthy adults: the ATTICA study.” Atherosclerosis 185.2 (2006): 320-326. 

  14. Saetre, Peter, et al.      “Inflammation-related genes up-regulated in schizophrenia brains.” Bmc      Psychiatry 7.1 (2007): 46. 

  15. Leonard, Brian E., Markus      Schwarz, and Aye Mu Myint. “The metabolic syndrome in schizophrenia: is      inflammation a contributing cause?.” Journal of Psychopharmacology 26.5      suppl (2012): 33-41. 

  16. Bethell, Christina D., et      al. “A national and state profile of leading health problems and health      care quality for US children: key insurance disparities and across-state      variations.” Academic Pediatrics 11.3 (2011): S22-S33. 

  17. MacFabe, Derrick F., et al. “Neurobiological effects of      intraventricular propionic acid in rats: possible role of short chain      fatty acids on the pathogenesis and characteristics of autism spectrum      disorders.” Behavioural brain research 176.1 (2007): 149-169. 

  18. Horvath K, Papadimitriou JC,      Rabsztyn A, Drachenberg C, Tildon JT. Gastrointestinal abnormalities in      children with autistic disorder. J Pediatr. 1999 Nov;135(5):559-63. 

  19. McElhanon, Barbara O., Courtney      McCracken, Saul Karpen, and William G. Sharp. “Gastrointestinal Symptoms      in Autism Spectrum Disorder: A Meta-analysis.” Pediatrics 133, no. 5      (2014): 872-883. 

  20. Adams, J. B., Johansen,      L. J., Powell, L. D., Quig, D., & Rubin, R. A. (2011). Gastrointestinal      flora and gastrointestinal status in children with autism–comparisons to      typical children and correlation with autism severity. BMC      gastroenterology, 11(1), 22. 

  21. D’Eufemia P, Celli M, Finocchiaro R, et al. Abnormal intestinal      permeability in children with autism. Acta Paediatr. 1996      Sep;85(9):1076-9. 

  22. Finegold SM et al.      Gastrointestinal microflora studies in late-onset autism. Clin Infect Dis      2002 35(Suppl 1):S6-S16. 

  23. Jyonouchi H, et al.      Proinflammatory and regulatory cytokine production associated with innate      and adaptive immune responses in children with autism spectrum disorders      and developmental regression. J Neuroimmunol. 2001 Nov 1;120(1-2):170-9. 

  24. Jyonouchi H, Sun S, Itokazu N.      Innate immunity associated with inflammatory responses and cytokine      production against common dietary proteins in patients with autism      spectrum disorder. Neuropsychobiology. 2002;46(2):76-84. 

  25. Zioudrou, Christine, Richard A.      Streaty, and Werner A. Klee. “Opioid peptides derived from food proteins.      The exorphins.” Journal of Biological Chemistry 254.7 (1979): 2446-2449. 

  26. Harrison, Neil A., et al.      “Inflammation causes mood changes through alterations in subgenual      cingulate activity and mesolimbic connectivity.” Biological psychiatry      66.5 (2009): 407-414. 

  27. Pynnönen PA, Erkki T Isometsä      ET, Verkasalo MA, Kähkönen SA, Sipilä I, Savilahti E and Aalberg VA.      Gluten-free diet may alleviate depressive and behavioural symptoms in      adolescents with coeliac disease: a prospective follow-up case-series      study. BMC Pychiatry. 2005, 5:14 

  28. Potocki P, Hozyasz K.      Psychiatric symptoms and coeliac disease. Psychiatr Pol. 2002      Jul-Aug;36(4):567-78. 

  29. Niederhofer, Helmut, and Klaus      Pittschieler. “A preliminary investigation of ADHD symptoms in persons      with celiac disease.” Journal of Attention Disorders 10.2 (2006): 200-204.      

  30. Kalaydjian AE, Eaton W, Casella      N, Fasano A. The gluten connection: the association between schizophrenia      and celiac disease. Acta Psychiatr Scand. 2006 Feb;113(2):82-90. 

  31. Jinsmaa Y, Yoshikawa M. (1999)      Enzymatic release of neocasomorphin and beta-casomorphin from bovine      beta-casein. Peptides, 20:957-962. 

  32. Reichelt KL, Knivsberg AM,      Lihnd G, Nodland M: Probable etiology and possible treatment of childhood      autism. Brain Dysfunction 1991; 4: 308-319. 

  33. Shattock P, Whiteley P. (2002)      Biochemical aspects in autism spectrum disorders: updating the      opioid-excess theory and presenting new opportunities for biomedical      intervention. Expert Opin Ther Targets. Apr;6(2):175-83 

  34. Jyonouchi H, Geng L, Ruby A,      Reddy C, Zimmerman-Bier B. (2005) Evaluation of an association between      gastrointestinal symptoms and cytokine production against common dietary      proteins in children with autism spectrum disorders. J Pediatr.      May;146(5):582-4. 

  35. Knivsberg AM, Reichelt KL,      Nodland M. (2001) Reports on dietary intervention in autistic disorders.      Nutritional Neuroscience, 4(1):25-37. 

  36. Knivsberg AM, Reichelt KL,      Hoien T, Nodland M. (2002) A randomised, controlled study of dietary      intervention in autistic syndromes. Nutritional Neuroscience, 5(4):251-61 

  37. Whiteley P, Haracopos D,      Knivsberg AM, Reichelt KL, Parlar S, Jacobsen J et al. The ScanBrit      randomised, controlled, single-blind study of a gluten- and casein-free      dietary intervention for children with autism spectrum disorders. Nutr      Neurosci 2010; 13(2): 87-100. 

  38. James, S. Jill, et al.      “Metabolic biomarkers of increased oxidative stress and impaired      methylation capacity in children with autism.” The American journal of      clinical nutrition 80.6 (2004): 1611-1617. 

  39. Miller AL. The methylation,      neurotransmitter, and antioxidant connections between folate and      depression. Altern Med Rev. 2008 Sep;13(3):216-26. 

  40. Horvath K, Papadimitriou JC,      Rabsztyn A, Drachenberg C, Tildon JT. Gastrointestinal abnormalities in      children with autistic disorder. J Pediatr. 1999 Nov;135(5):559-63. 

  41. Waring, R. H., Ngong, J. M.,      Klovrza, L., Green, S., & Sharp, H. (1997). “Biochemical parameters in      autistic children.” Developmental Brain Dysfunction, 10, 40-43. 

  42. James, S. Jill, et al.      “Efficacy of methylcobalamin and folinic acid treatment on glutathione      redox status in children with autism.” The American journal of clinical      nutrition 89.1 (2009): 425-430. 

  43. d’Eufemia, P., et al. “Abnormal      intestinal permeability in children with autism.” Acta Paediatrica 85.9      (1996): 1076-1079. 

  44. Latif A, Heinz P, Cook R. Iron      deficiency in autism and Asperger syndrome. Autism. 2002 Mar;6(1):103-14. 

  45. Hiroshi Yasuda, Kazuya Yoshida,      Yuichi Yasuda, Toyoharu Tsutsui. Infantile zinc deficiency: Association      with autism spectrum disorders. Scientific Reports. Nov 2011, Vol. 1 

  46. Konofal E, Cortese S,      Lecendreux M, Arnulf I, Mouren MC (2005). “Effectiveness of iron      supplementation in a young child with attention-deficit/hyperactivity      disorder”. Pediatrics 116 (5): e732–4. 

  47. Arnold LE, DiSilvestro RA      (2005). “Zinc in attention-deficit/hyperactivity disorder”. Journal of      child and adolescent psychopharmacology 15 (4): 619–27.      doi:10.1089/cap.2005.15.619. PMID 16190793. 

  48. Logan BK, Jones, AW. Endogenous      ethanol ‘auto-brewery syndrome’ as a drunk-driving defence challenge. Med      Sci Law. 2000 Jul;40(3):206-15. 

  49. Shreiner, Andrew B., John Y.      Kao, and Vincent B. Young. “The gut microbiome in health and in disease.”      Current opinion in gastroenterology 31.1 (2015): 69. 

  50. Dinan, Timothy G., and John F.      Cryan. “Mood by microbe: towards clinical translation.” Genome medicine      8.1 (2016): 36. 

  51. Gareau, Mélanie G.      “Microbiota-gut-brain axis and cognitive function.” Microbial      endocrinology: The microbiota-gut-brain axis in health and disease.      Springer, New York, NY, 2014. 357-371. 

  52. Rossignol, D. A., and R. E.      Frye. “Mitochondrial dysfunction in autism spectrum disorders: a      systematic review and meta-analysis.” Molecular psychiatry 17, no. 3      (2011): 290-314. 

  53. Adams JB, Audhya T,      McDonough-Means S, Rubin RA, Quig D, Geis E, Gehn E, Loresto M, Mitchell      J, Atwood S, Barnhouse S, Lee W. Nutritional and metabolic status of      children with autism vs. neurotypi- cal children, and the association with      autism severity. Nutrition & Metabolism 2011 Jun 8;8(1):34. 


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


especialistas en monterrey N.L. Mexico
bottom of page