top of page

Enfermedades AUTOINMUNES y el Intestino Permeable

Con frecuencia me preguntan personas con enfermedades autoinmunes que dicen: “Gracias por sus esfuerzos, pero ya probé todo. He eliminado el gluten, los lácteos y la soya de mi dieta y todavía tengo problemas autoinmunes.


Si bien cambiar su dieta es un primer paso increíblemente importante que ayudará mucho a muchos de ustedes, si no ve una remisión completa de sus síntomas dentro de tres a seis meses, los animo a profundizar más. 


Todas las personas con problemas autoinmunes tienen algún grado de permeabilidad intestinal (también conocida como intestino permeable). La sanación de un intestino permeable puede ser un cambio total en el juego para hacer que las condiciones autoinmunes entren en remisión y resolver muchos de los síntomas asociados.


Las causas fundamentales de la permeabilidad intestinal no son las mismas de persona a persona. Dicho esto, he visto varias causas desencadenantes comunes una y otra vez, en personas con enfermedades autoinmunes. Con base en mi investigación a lo largo de los años, me gustaría compartir con usted seis posibles causas fundamentales de la permeabilidad intestinal. (Por supuesto, hay muchas causas fundamentales adicionales, pero estas seis son un excelente lugar para comenzar). Una vez que se abordan, ¡muchas personas pueden hacer que su enfermedad autoinmune entre en remisión!


En este artículo, discutiré: 

  • Seis causas fundamentales de la permeabilidad intestinal (que contribuyen a las condiciones autoinmunes)

  • Formas de curar el revestimiento intestinal.

  • Cómo tratar las infecciones intestinales

  • Permeabilidad Intestinal y Problemas Autoinmunes

El Dr. Alessio Fasano, gastroenterólogo de renombre mundial y experto en intolerancia al gluten, describe la autoinmunidad como un taburete de tres patas que necesita que estén presentes tres cosas para manifestarse:


Los genes correctos



Exposición a un desencadenante, como trauma, estrés, toxinas, el uso de medicamentos y/o exposición a un antígeno (cualquier sustancia que induce al sistema inmunitario a producir anticuerpos contra ella)


Permeabilidad intestinal (intestino permeable)

Con una condición crónica como la enfermedad autoinmune, la permeabilidad intestinal ocurre cuando las uniones estrechas dentro de la pared intestinal comienzan a separarse y se crean «agujeros». Estos agujeros permiten el paso de moléculas de alimentos, como el gluten, y el cuerpo etiqueta estas moléculas como invasores extraños. Luego, el cuerpo lanza un ataque contra estas moléculas «extrañas», así como contra la glándula tiroides, ya que es estructuralmente similar al gluten.


Si bien no podemos cambiar nuestros genes, podemos revertir una condición autoinmune eliminando los desencadenantes que contribuyeron a su desarrollo y curando la permeabilidad intestinal. (Puede leer más sobre cómo revertir la autoinmunidad en este artículo).


El Dr. Fasano a menudo usa el ejemplo de la enfermedad celíaca para explicar este fenómeno. ¡La enfermedad celíaca es una condición autoinmune única en la que el gluten actúa como desencadenante y causante de la permeabilidad intestinal! Una vez que se elimina el gluten, el cuerpo puede curarse y regenerarse.

Muchos problemas relacionados con el intestino, como las infecciones patógenas, se han implicado como desencadenantes de casos de autoinmunidad, así como contribuyentes de un intestino permeable.


Como tal, la curación de un intestino permeable también permitirá que muchas personas pongan su condición en remisión, ¡ya que el «banco de tres patas» de la autoinmunidad ya no podrá mantenerse en pie!


¿Qué implica esto para las personas con enfermedades autoinmunes?

 

Implica sanar el revestimiento intestinal y ayudar a que esas uniones estrechas se mantengan firmes, eliminando los desencadenantes dietéticos como la sensibilidad a los alimentos, abordando las deficiencias de nutrientes, restaurando niveles saludables de zinc y glutamina, promoviendo una flora saludable en el intestino con prebióticos y probióticos cuando sea necesario, y eliminando cualquier infección intestinal.


Echemos un vistazo a las causas fundamentales más comunes de la permeabilidad intestinal que veo en las condiciones autoinmunes y cómo podemos abordar cada una de ellas.


Raíz Causa # 1: Sensibilidad al gluten



La sensibilidad al gluten puede ser la única causa raíz, o puede ser una de las causas, de la autoinmunidad, y se ha relacionado con varias afecciones autoinmunes que van desde la enfermedad de Hashimoto y Graves hasta la artritis reumatoide. Se ha estimado que el gluten puede ser un desencadenante para hasta el 20 por ciento de las personas con una enfermedad autoinmune. Además, como ejemplo la prevalencia de una enfermedad tiroidea autoinmune en las personas con enfermedad celíaca es cuatro veces mayor en comparación con la población general.


La exposición al gluten (específicamente, las proteínas de gliadina que componen el gluten) de los alimentos que contienen gluten puede alterar las propiedades de las células que forman la barrera intestinal y, por lo tanto, debilitar la estructura de la barrera. (Esto sucede incluso en aquellos que no tienen la enfermedad celíaca). Esto permite que el gluten se «filtre» en el torrente sanguíneo y puede provocar reacciones intestinales asociadas con la sensibilidad al gluten.


Si una persona continúa consumiendo gluten, esto puede contribuir al desarrollo de intestino permeable y aumentar su gravedad.


Además, de acuerdo con la teoría del mimetismo molecular, las proteínas del gluten son estructuralmente similares y pueden «imitar» partes de la glándula tiroides, por lo que el cuerpo puede atacar por error a la glándula tiroides, lo que contribuye a los síntomas observados en la enfermedad de Hashimoto.



Se pueden realizar varias pruebas para determinar si uno tiene enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten no celíaca (intolerancia al gluten). Sin embargo, es posible que la condición no siempre aparezca en estas pruebas, ya que algunas pruebas celíacas pueden mostrar falsos negativos. Algunas personas no se enteran de su sensibilidad al gluten hasta que eliminan el gluten de sus dietas durante un período de prueba o se hacen un análisis de sangre de IgG.

Como tal, recomiendo encarecidamente que todas las personas con una enfermedad autoinmune eliminen el gluten de su dieta, para ver si al hacerlo ayuda a resolver los síntomas.


Causa Raíz #2: Sensibilidad a los Alimentos


Además de la sensibilidad al gluten, las personas con enfermedades autoinmunes también pueden ser reactivas a muchos otros alimentos y sus proteínas, como las que se encuentran en los cereales sin gluten (p. ej., arroz, quinoa, maíz). Algunos expertos, como el Dr. William Davis, autor de Wheat Belly, afirman que los seres humanos no evolucionaron para comer “hierbas” como el trigo, el arroz o el maíz. Como tal, es más probable que estos alimentos difíciles de digerir se conviertan en sensibilidades alimentarias para nosotros.


Algunas personas también pueden reaccionar a los lácteos, la soya, los huevos, las nueces, las semillas, las solanáceas y muchos otros alimentos. 


Las sensibilidades a los alimentos se diferencian de las alergias en que activan ramas separadas del sistema inmunitario. Mientras que las alergias alimentarias son generadas por la rama IgE del sistema inmunitario, las sensibilidades alimentarias son generadas por las ramas IgG, IgA e IgM, y las reacciones no aparecen inmediatamente.


Una alergia al cacahuate, por ejemplo, puede provocar un sarpullido con picazón, hinchazón de la garganta, presión arterial baja, dificultad para respirar u otros síntomas potencialmente mortales, a los pocos minutos de consumir el alimento culpable.


Una reacción de sensibilidad a los alimentos, por otro lado, puede tardar de unas pocas horas a algunos días en manifestarse y puede presentarse a través de síntomas menos comunes, como lesiones o brotes en la piel, fatiga, reflujo ácido, distensión abdominal, síndrome del intestino irritable, palpitaciones, dolor en las articulaciones. dolor, ansiedad, hormigueo o dolores de cabeza.



Las sensibilidades a los alimentos pueden ocurrir por una variedad de razones. Una razón es la presencia de intestino permeable, ya que las proteínas de los alimentos antes mencionados pueden ingresar al torrente sanguíneo a través de «agujeros permeables» dentro del intestino. Otros factores, como la inflamación y el estrés (físico, químico o emocional), también pueden contribuir a la sensibilidad a los alimentos.


Por lo tanto, identificar y eliminar los alimentos a los que uno es sensible de su dieta puede ayudar a revertir el intestino permeable. 


Causa Raíz #3: Agotamiento de Glutamina/Zinc



El zinc y la glutamina son dos sustancias que se requieren para reconstruir el revestimiento intestinal. En momentos de estrés, el cuerpo extraerá estas sustancias de nuestros intestinos y las utilizará para otros procesos, como la producción de hormonas suprarrenales.


En la mayoría de los casos, estas sustancias están disponibles para nosotros a través de los alimentos, las cosas vuelven a la normalidad después de que termine el momento estresante al menos que usted presente una condición crónica como desviación de columna, consume alimentos tóxicos, etc. y el revestimiento intestinal se reconstruye rápidamente con nuevos nutrientes.


Sin embargo, esto se convierte en un problema para las personas que sufren estrés prolongado, las que tienen un nivel bajo de ácido estomacal (que se necesita para extraer el zinc de las proteínas) y las que siguen una dieta baja en proteínas animales (como las dietas veganas y vegetarianas), ya que la glutamina es Se encuentra principalmente en la proteína animal (incluidos los huevos y los productos lácteos). Se encuentran altas cantidades de zinc en productos de origen animal como las ostras y las carnes rojas, aunque el zinc también se puede encontrar en algunas fuentes vegetales como varios frijoles (a los que muchas personas con problemas autoinmunes son sensibles).


Algunas personas que alguna vez siguieron dietas veganas/vegetarianas y luego deciden introducir proteínas animales en sus dietas, han podido poner su condición en remisión. Pienso que esto se debe a que la glutamina y otros ingredientes les permitieron reconstruir su revestimiento intestinal, sin embargo, si vuelven a su viejo estilo de vida, puede aparecer de nuevo algún problema autoinmune y no siempre será el mismo.


Como tal, recomiendo optimizar sus niveles de glutamina y zinc a través de suplementos, si se descubre que tiene niveles subóptimos de zinc y glutamina.


Causa Raíz #4: Parásitos / Bacterias


Los métodos de detección actuales pasan por alto muchos parásitos, y pocas personas se hacen la prueba para detectarlos.


Dicho esto, las infecciones parasitarias son desencadenantes comunes de las enfermedades autoinmunes.


Algunas infecciones parasitarias comunes que he encontrado en muchos de mis pacientes incluyen:   H. pylori | Blasto | Giardia


Los síntomas pueden variar según el parásito/bacteria, aunque algunos síntomas comunes incluyen fatiga y trastornos gastrointestinales (hinchazón, náuseas, cambios en las deposiciones). 


Un parásito o bacteria que se encuentra en los intestinos puede causar una gran cantidad de daño y tiene la capacidad de causar permeabilidad intestinal al crear agujeros en la pared intestinal. Debido a esta capacidad, los parásitos y desbalance de la flora intestinal también pueden conducir al desarrollo de sensibilidades alimentarias y enfermedades autoinmunes. Si usted es alguien que desarrolló su condición después de un período de estrés intenso, le recomiendo que considere consultar a un doctor en medicina funcional, ya que el estrés nos hace más susceptibles a los parásitos y bacterias.



Algunas personas siguen dietas restrictivas para ayudar con la aparición de sensibilidades a los alimentos a menudo causadas por parásitos. Desafortunadamente, las dietas son una solución a corto plazo. Las personas con parásitos tienen múltiples sensibilidades alimentarias que no desaparecen sin importar lo que coman o dejen de comer. Una persona puede sentirse mejor inicialmente después de eliminar los alimentos a los cuales son sensibles, sólo para comenzar a sentirse peor una vez que los nuevos alimentos se vuelven reactivos.


Puedes seguir la dieta perfecta y tomar muchos suplementos, pero si tienes un microbioma desbalanceado y presentas estresores físicos, químicos y emocionales, será difícil recuperarse por completo sin atenderte de manera integral.


Hay muchos tipos diferentes de parásitos, incluidos gusanos, amebas y protozoos. Diferentes tratamientos funcionan para diferentes parásitos. Por lo tanto, si bien las limpiezas generales de parásitos a veces pueden ayudar, prefiero averiguar el tipo específico de parásito con el que está lidiando, a través de pruebas avanzadas de respuesta neuromuscular.


Para los parásitos, bacterias u hongos en personas con enfermedades autoinmunes, tomó el siguiente enfoque «culpable hasta que se demuestre lo contrario», ya que he visto a muchas personas con cinco a diez pruebas negativas para parásitos, y hasta que acuden con nosotros es que estas aparecen y empiezan a sentirse mejor con nuestros tratamientos integrales.


Causa raíz # 5: Sobrecrecimiento Bacteriano del Intestino Delgado (SIBO)



Se supone que el intestino delgado contiene cantidades relativamente mínimas de bacterias. Sin embargo, en ciertos casos, puede ocurrir un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado, llamado crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado (SIBO). Un estudio de 2007 encontró que el 50 por ciento de las personas con problemas autoinmunes tenían SIBO.


Este crecimiento excesivo puede ser causado por el uso excesivo de antibióticos, niveles bajos de ácido estomacal, problemas de motilidad intestinal o una dieta deficiente, entre otros factores. El intestino delgado es más vulnerable al crecimiento excesivo y los desequilibrios de la flora intestinal, ya que tiene un micro biota significativamente menor en comparación con el intestino grueso (lo que hace que el entorno sea menos competitivo).


SIBO puede provocar permeabilidad intestinal, o intestino permeable, ya que el cuerpo intenta deshacerse del exceso de bacterias en el intestino delgado (y contribuye a que se creen agujeros en la pared intestinal).


SIBO se asocia con síntomas como reflujo ácido, eructos e hinchazón (las personas con SIBO notarán un estómago plano al despertar, que se hincha rápidamente después de una comida). Además, es muy probable que las personas con SIBO noten un brote de estos síntomas después de comer alimentos fibrosos, alimentos fermentados, verduras crucíferas y prebióticos/probióticos, que alimentan el crecimiento excesivo de bacterias.


He visto a personas con problemas autoinmunes resolver síntomas como síndrome del Intestino Irritable, síndrome de piernas inquietas, ferritina baja y niveles bajos de B12 al tratar SIBO; y en algunos casos, también he visto que los anticuerpos tiroideos se reducen, e incluso desaparecen por completo, con el tratamiento SIBO. Además, la sanación de SIBO puede, a su vez, ayudar a sanar el intestino permeable.


Causa Raíz #6: Infecciones Fúngicas

El hongo (y levadura) Cándida ha sido implicado en enfermedades autoinmunes y sensibilidades alimentarias. Factores como seguir una dieta alta en carbohidratos, tener niveles altos de estrógeno (como se observa en el embarazo o en aquellas con dominancia de estrógeno), experimentar altos niveles de estrés y tomar medicamentos que alteran el pH de los intestinos y/o el microbioma intestinal, pueden hacer que un individuo sea más susceptible a una infección por Cándida.


Esta levadura patógena puede contribuir al desarrollo de la permeabilidad intestinal, o intestino permeable, al usar su forma de hifas (ramificación) para debilitar y penetrar la barrera intestinal, dejando agujeros en la pared intestinal.

Una vez que se crean estos agujeros, este patógeno fúngico puede liberar varios subproductos tóxicos endo (internos) y exo (externos) en el torrente sanguíneo. La liberación de subproductos no solo empeora el intestino permeable, sino que también contribuye a la autoinmunidad.


Los síntomas comunes de una infección por Cándida incluyen:

Sensibilidades alimentarias

  • Fatiga

  • Hinchazón, especialmente por alimentos ricos en carbohidratos

  • Gas

  • Eructos

  • Diarrea o estreñimiento

Si estos síntomas resuenan con usted, le recomiendo leer mis otros artículos en mi pagina web: drdavidgarita.com para conocer como ayudamos a un sinfín de pacientes a resolver de raíz sus problemas de salud y recobrar el estado natural del ser humano que es SALUD!!


-¿Qué puedo hacer para resolver mis problemas o prevenirlos?


1. Acuda con un Quiropráctico Correctivo Funcional que entienda la importancia de la Biomecánica de su Columna y su Sistema Nervioso Central.


2.  Tome conciencia en cuanto a su estilo de vida alimentario, resuelva alergias, intolerancias, hipersensibilidades alimentarias, bloqueos metabólicos, etc.


3.  Evite alimentos procesados de la industria.


4.  Procure comer productos libres de pesticidas o genéticamente modificados.


5.  Resuelva temas emocionales, conflictos, etc. que pueda estar acarreando por medio de meditación, introspección, etc.…


6.  Procure ejercicio apropiado


7.  Duerma y Descanse de una manera reparadora.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


especialistas en monterrey N.L. Mexico
bottom of page