top of page

Las Enfermedades del Tracto Urinario


Para miles de mujeres, las infecciones de las vías urinarias recurrentes son algo que simplemente son propensas a contraer. Si no se trata, las infecciones urinarias pueden convertirse en una infección renal, que puede ser peligrosa y complicarse. Ya sea que lo trate un ginecólogo o un urólogo, el tratamiento suele ser el mismo: antibióticos de amplio espectro… hasta que la infección desaparezca (y llegue la siguiente). Este ciclo podría causar estragos en el microbioma de todas las mujeres.


Patógenos en la orina


La ciencia médica generalmente está de acuerdo en que los patógenos persistentes (aquellos difíciles de erradicar) pueden permanecer en el cuerpo y contribuir a las afecciones inflamatorias crónicas. Los patógenos fungales como los relacionados con la familia de la cándida pueden estar en la raíz de la inflamación crónica. Los patógenos bacterianos también pueden ser problemáticos. Ambos pueden persistir en el cuerpo humano y contribuir a diferentes condiciones inflamatorias crónicas.



Los patógenos también existen en el microbioma intestinal, pero tienden a no generar síntomas porque las bacterias benéficas del microbioma y un sistema inmunológico saludable los controlan. Pero la forma en que se comportan puede cambiar, haciéndolas más peligrosas cuando se suprime el sistema inmunológico o hay un desequilibrio de bacterias beneficiosas en relación con las bacterias patógenas. La ciencia está encontrando un número creciente de patógenos persistentes que pueden contribuir a condiciones inflamatorias recurrentes.


Un microbioma propio


Los investigadores han descubierto que el intestino no es el único órgano con un microbioma. La vejiga tiene un microbioma propio. Un estudio de 2021 publicado en Frontiers in Cellular and Infection Microbiology utilizando secuenciación avanzada por computadora desafió la ciencia predominante de que la vejiga es un órgano estéril. Los científicos ahora creen que la vejiga tiene su propio microbioma, conocido como urobioma. En determinadas circunstancias, los cambios en ese microbioma pueden provocar disfunciones, incluidas las infecciones urinarias.



Síntomas

· Sensación de ardor

· Sangre en orina

· Sensación de presión en la pelvis

· Frecuencia urinaria

· Fiebre baja

· Sudoración nocturna, temblores o escalofríos

· Orina fuerte o con mal olor



En 2018, se publicó en Nature un estudio que examinaba las bacterias de la vejiga femenina. Este estudio mostró claramente que las bacterias patógenas podrían permanecer en la vejiga (que, hasta hace muy poco, se consideraba un órgano estéril que contenía orina estéril). Algunos sujetos del estudio no mostraron síntomas o se consideró que tenían una función vesical saludable, lo que hace que los resultados del estudio sean aún más sorprendentes.


Se realizó una comparación detallada entre la micro biota de la vejiga muestreada, la micro biota gastrointestinal y la micro biota vaginal natural. No es sorprendente que la micro biota vaginal y de la vejiga fueran similares y funcionaran de manera diferente a lo que los investigadores observaron en la micro biota gastrointestinal. Los investigadores identificaron algunas cepas que consideraron patógenas y también identificaron bacterias comensales o neutras que normalmente se encuentran en vejigas sanas.


En el estudio, se aislaron y analizaron 149 cepas bacterianas de las muestras tomadas. La orina recolectada incluía 78 especies de bacterias que representan una parte de la diversidad de bacterias contenidas en esas muestras. Los médicos notaron en estudios anteriores que la orina femenina normal muestra una gran diversidad, incluidas las bacterias persistentes que anteriormente se había demostrado que estaban asociadas con la disfunción relacionada con la vejiga femenina.


En resumen, la micro biota urogenital (las bacterias de la vejiga y la vagina femeninas) tiene sus propias especies únicas y diversas de bacterias con cepas bacterianas sanas que coexisten con cepas patógenas. Entonces, ¿qué desencadena la infección del tracto urinario?


El antiguo estándar de atención



Cuando alguien es visto por un médico por una infección de la vejiga, el médico generalmente ordenará un análisis de orina. A menudo, al paciente se le recetará un antibiótico basado únicamente en sus síntomas, independientemente de la cepa bacteriana que cause la infección. E. Coli suele ser la cepa bacteriana sospechosa de causar la infección y, a menudo, es la única cepa analizada. Si la infección se considera complicada, se pueden cultivar otras especies bacterianas.

Este ha sido el estándar de atención para las infecciones urinarias durante los últimos sesenta años (pruebas de laboratorio para niveles altos de E. Coli y no mucho más). Los investigadores ahora están comenzando a buscar otras bacterias, hongos y virus en los micro biomas de la vejiga de pacientes con ITU. Y están encontrando estos otros organismos. Los avances en el modelado por computadora han brindado a los científicos una nueva ventana sobre cuán persistentes pueden ser los microbios en la vejiga.


Bacterias, virus y hongos


Una UTI parece no ser causada por un solo patógeno, sino más bien por una condición en la que se combinan diferentes patógenos. Cada muestra de orina estudiada contenía una combinación diferente de patógenos. Eso puede indicar que ciertos síntomas asociados con una ITU, por ejemplo, micción frecuente, dolor, etc., pueden expresarse de manera diferente en diferentes personas.


En promedio, se encontraron cuarenta y una especies patógenas en muestras tomadas de personas con infecciones urinarias en el estudio de Nature, lo que confirma que los patógenos son capaces de perdurar en las infecciones urinarias. Además, se descubrieron múltiples especies de hongos, incluidas varias especies diferentes de cándida y varias especies de virus. Cada muestra analizada también tenía una variedad de especies bacterianas, fúngicas y virales.

Los resultados de este estudio indican que una UTI podría ser una condición en la que diferentes mezclas de microbios y patógenos provocan infecciones crónicas en diferentes personas, con bacterias, virus y hongos actuando juntos para causar la infección.


Bacteriófagos


Cuando un paciente tiene una infección urinaria, generalmente se le administran antibióticos, lo que probablemente reduce el nivel de patógenos en la vejiga. Pero después de los antibióticos, a menudo solo un par de meses después, el paciente tendrá otra infección urinaria. Tomarán otra ronda de antibióticos y, después de un par de meses, ocurrirá otra infección urinaria…


Hay otro organismo que puede desempeñar un papel en este ciclo. Un estudio diferente de 2018 examinó los bacteriófagos en la orina (virus que infectan a las bacterias y cambian la forma en que se comportan las bacterias). Los investigadores examinaron muestras de orina en busca de bacteriófagos. Examinaron 181 bacterias que persistían en la orina y encontraron 457 bacteriófagos asociados capaces de infectar esas especies bacterianas en las muestras de orina. En este estudio, se predijeron 226 de esas especies de bacteriófagos identificadas (utilizando un análisis informático avanzado), «con un alto nivel de confianza».


El 86% de las bacterias examinadas en el estudio contenían al menos una secuencia de bacteriófagos con la capacidad de estos virus para infectar bacterias. Esto se suma a la nueva comprensión de las ITU recurrentes, lo que hace necesario incluir bacteriófagos al considerar qué organismos podrían contribuir a una ITU.


Probióticos



Una forma de apoyar a los microbios beneficiosos es con pre y pro bióticos. Se dirige selectivamente a bacterias dañinas específicas mientras deja que florezcan los microbios beneficiosos. Complementar con enzimas digestivas puede ayudar a eliminar bacterias patógenas dañinas y apoyar la salud intestinal, lo que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico en general.


Las herramientas nuevas y sofisticadas ahora permiten a los científicos recopilar información mucho más completa. La identificación de nuevos organismos que pueden contribuir a una UTI, a una condición diferente de la vejiga, o simplemente que persisten incluso en una vejiga sana, es un avance importante.


Cistitis intersticial


Una afección relacionada con la vejiga conocida como cistitis intersticial es una afección dolorosa en la que los pacientes desarrollan síntomas crónicos relacionados con la vejiga, como mucho dolor al orinar, calambres, dolor durante las relaciones sexuales y otros síntomas. Se dice que no tiene causa conocida.


Con estos pacientes, uno dará una muestra de orina que se enviará a un laboratorio «regular», pero es probable que la muestra no resulte en el hallazgo de microbios en esa muestra. Esto se debe a que se cree que la orina es estéril en pacientes con esta afección.


En consecuencia, la cistitis intersticial a menudo se clasifica como una enfermedad autoinmune. Sin embargo, con la nueva conciencia del urobioma y los patógenos que pueden persistir en la vejiga y en la orina, los investigadores ahora están desarrollando una mejor comprensión de condiciones como la cistitis intersticial.


Algunos estudios han encontrado que el microbioma urinario de personas con cistitis intersticial es menos diverso y también está asociado con niveles más altos de citosinas proinflamatorias (indicadores positivos de inflamación) que el de sujetos sanos. Se necesita más investigación, pero es alentador ver que, en el futuro, es probable que la cistitis intersticial se estudie de una manera completamente diferente.


¿Cómo puede alguien mantener una vejiga sana? 


Existen bastantes enfoques naturales para apoyar la función saludable de la vejiga (comenzando con beber MUCHA agua purificada para seguir eliminando las bacterias). Sin embargo, es importante buscar atención médica para una infección de la vejiga, especialmente si se observa sangre en la orina.


1. Hay pruebas de orina de venta libre disponibles que detectan la presencia de glóbulos blancos y bacterias en la orina. Estos pueden ser útiles para quienes estén familiarizados con los síntomas, pero no tan confiables como un cultivo de orina de su médico.

2. Uva Ursi: una tintura de hierbas. Puede ser útil en dosis moderadas. Puede ayudar a reducir la inflamación y combatir infecciones. Se utiliza mejor al inicio de la infección. Disponible en Whole Foods.

3. D-manosa: D-manosa, un tipo de azúcar que se encuentra naturalmente en ciertas frutas y verduras. Puede ayudar a prevenir que las bacterias se adhieran al revestimiento de la vejiga.

4. Jugo de aloe vera: se ha demostrado que ayuda a mantener una respuesta inflamatoria saludable, es un antioxidante y puede proporcionar beneficios antibacterianos, anti fúngicos y antivirales.

5. Berberina: una planta alcaloide conocida por tener efectos terapéuticos y farmacológicos en muchas afecciones, incluidas las infecciones urinarias.

6. Probióticos: tener un buen equilibrio de bacterias Lactobacilos saludables puede ayudar al cuerpo a combatir los patógenos relacionados con las infecciones urinarias. Una excelente manera de obtener más lactobacilos en su dieta es con las bebidas probióticas fermentadas y fáciles de tomar, kéfir de coco. Kéfir de coco contiene probióticos, prebióticos y levadura beneficiosa. Una porción o más de vegetales fermentados es un gran profiláctico.

7. Jugo de arándano: a pesar de su reputación como un «remedio casero» efectivo para las infecciones urinarias, por lo general solo es efectivo en aquellos que sufren infecciones urinarias recurrentes. Busque concentrado de jugo de arándano sin azúcar.



-¿Qué puedo hacer para resolver mis problemas o prevenirlos?


1. Acuda con un Quiropráctico Correctivo Funcional que entienda la importancia de la Biomecánica de su Columna y su Sistema Nervioso Central.


2. Tome conciencia en cuanto a su estilo de vida alimentario, resuelva alergias, intolerancias, hipersensibilidades alimentarias, bloqueos metabólicos, etc.


3. Evite alimentos procesados de la industria.


4. Procure comer productos libres de pesticidas o genéticamente modificados.


5. Resuelva temas emocionales, conflictos, etc. que pueda estar acarreando por medio de meditación, introspección, etc.…


6. Procure ejercicio apropiado


7. Duerma y Descanse de una manera reparadora.



Fuentes :



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


especialistas en monterrey N.L. Mexico
bottom of page