top of page

¿CÓMO IDENTIFICAR LAS ALERGIAS ALIMENTICIAS?


Todos hemos escuchado que las alergias a los alimentos van en aumento. De hecho, la evidencia muestra que las reacciones anafilácticas parecen estar aumentando [1]. En estos días, las alergias a los alimentos afectan entre el 4 – 7% de los niños y entre 1 – 2% a los adultos [2].


Una alergia aguda alimentaria desencadenará síntomas inmediatamente o hasta un par de horas después de comer. Esos pueden ser cualquier cosa, desde urticaria hasta sibilancias y vómitos, o tan grave como una anafilaxia potencialmente mortal que requiere atención inmediata.


Con una alergia, los anticuerpos IgE (inmunoglobulina E) provocan la activación de los mastocitos y la liberación de histamina y otras sustancias químicas que componen una respuesta alérgica.


Si bien cualquier alimento puede ser un alérgeno para alguien, los alérgenos alimentarios más comunes son la leche de vaca, la soya, trigo, cacahuate, nueces, mariscos, pescado y huevo. La buena noticia es que las alergias pueden resolverse, entre mas temprano se atiendan, también aprovecho para mencionar que muchos profesionales de la salud minimizan a estas alergias y le dicen a los papás que con el tiempo estas van a desaparecer, la pregunta es, ¿realmente desaparecen o cambia su manifestación debido a la madurez a otro tipo de sintomatología que ya no es asociado con lo que típicamente era? Se los dejo para discernir [3].


También existen hipersensibilidades alimenticias que pueden demorar hasta mínimo 72 horas en aparecer y a estas se les considera que son alergias de reacción retardada.


ALERGIAS E INTOLERANCIAS ALIMENTICIAS



Un gran porcentaje de la población presenta sensibilidades o intolerancias a determinados alimentos. Las sensibilidades alimentarias pueden producir reacciones de inmunoglobulina A y G (IgA e IgG). En el caso de reacciones IgG e IgA, el sistema inmunitario produce anticuerpos IgG e IgA, lo que puede conducir a procesos inflamatorios, siendo un tipo de respuesta Th-2.


Este tipo de reacciones no ocurren de inmediato, por lo que es difícil relacionarlas con alimentos específicos. De hecho, los síntomas pueden aparecer hasta 72 horas después de la exposición a un alimento detonante. Una sensibilidad a los alimentos puede provocar desde síntomas similares a alergias como erupciones cutáneas y asma, así como calambres, estreñimiento, diarrea, dolores de cabeza, confusión mental, migrañas y más [4].


Es posible que las personas tengan sensibilidades IgG o IgA durante años y nunca se den cuenta, ya que es posible que no conecten a los alimentos con síntomas aparentemente no relacionados.


Muchos miembros de la comunidad de la medicina funcional piensan que tales sensibilidades están relacionadas con un aumento de la sensibilidad intestinal o permeabilidad, también conocido como intestino permeable. Esto puede suceder cuando el gluten o un desequilibrio de la flora intestinal provoca un aumento en la proteína de la sangre zonulina. A medida que aumentan los niveles de zonulina, las uniones estrechas entre el intestino las células se aflojan y crean un espacio que abre las puertas para que los antígenos y las endotoxinas derivados de la micro biota intestinal pasen, dando inicio a un proceso inflamatorio [5].



Si el intestino es permeable, las partículas microscópicas de alimentos viajan a través de las paredes del revestimiento intestinal y cruzan al torrente sanguíneo donde son detectados por el sistema inmunitario. Desafortunadamente, es por eso que estos tipos de sensibilidades tienden a ser alimentos que come regularmente.


Otra distinción más entre las reacciones a los alimentos se consideran las intolerancias alimenticias. Una intolerancia típicamente ocurre cuando el cuerpo carece de las enzimas necesarias para digerir lo que ha comido, como la lactosa para descomponer los lácteos.


Los síntomas de una intolerancia alimenticia tienden a ser más digestivos mas no únicamente y estos incluyen náuseas, dolor de estómago, gases, calambres, hinchazón, vómitos, acidez estomacal y diarrea. A veces, pueden manifestarse como dolores de cabeza, irritabilidad y nerviosismo.


Si bien las alergias a los alimentos y las sensibilidades pueden requerir evitar por completo los alimentos ofensivos, una intolerancia a los alimentos puede que le permite consumir pequeñas cantidades de la misma. Es posible que puedas comer un poco de queso duro, por ejemplo, y no sentir un efecto, al menos inmediato o que lo puedas relacionar con tu sintomatología 72 horas después.


Detonantes comunes


Cada persona tiene reacciones únicas a los alimentos, ciertos alimentos aparecen más frecuentemente como sensibilidades o intolerancias. A continuación, expongo algunos

tipos de sensibilidad al gluten.


Gluten



Más personas que nunca se están volviendo libres de gluten. Pero, ¿quién debe eliminar el gluten y por qué? Si bien normalmente pensamos que el gluten se encuentra en los productos de trigo, el gluten también es una proteína que se encuentra en cebada, centeno, bulgur, cuscús, kamut, sémola, espelta, triticale, germen de trigo , maíz, arroz y avena A quienes opinan que la avena no contiene naturalmente gluten, sin embargo es altamente posible que puedan entrar en contacto con cereales que contienen gluten en los campos y durante el procesamiento a lo cual se le denomina contaminación de gluten. Así que si vas a comer avena y no contienen gluten, busque productos certificados avena sin gluten.


Enfermedad celíaca



Las reacciones al gluten pueden deberse a la enfermedad celíaca o a la sensibilidad al gluten no celíaca (NCGS). Cuando los que tienen la condición autoinmune celíaca consumir gluten, desencadena una reacción inmune en el intestino delgado.


Como resultado, el intestino puede dañarse y ser incapaz de absorber el resto de los nutrientes. Los síntomas mas comunes de la enfermedad celíaca incluyen diarrea, fatiga, pérdida de peso, hinchazón, anemia y más. Para algunos, la reacción puede incluso poner en peligro la vida.


Una parte de las personas con enfermedad celíaca pueden creer que son asintomáticas. Sin embargo, al eliminar gluten, podrían notar una mejoría en los síntomas que antes se pensaba que no estaban relacionados, como el reflujo, hinchazón, distención abdominal, retención de líquidos y gases.


La enfermedad celíaca se puede diagnosticar con un análisis de sangre o una biopsia intestinal. Comúnmente la biopsia es considerada el oro estándar, pero los análisis de sangre pueden dar una indicación muy certera.


Además, las pruebas de ADN pueden mostrar una propensión genética a la enfermedad celíaca. La presencia de los genes HLADQ2 y HLA-DQ8 aumenta el riesgo de padecer enfermedad celíaca [6], pero no significa necesariamente que la la enfermedad se manifestará.


Sensibilidad celíaca sin gluten



La sensibilidad al gluten no celíaca (NCGS, por sus siglas en inglés) es un término utilizado para agrupar todas las demás reacciones al gluten que no son de naturaleza autoinmune. Se cree que la NCGS afecta entre el 0,5 % y el 13 % de la población [7]. Aquellos con NCGS pueden experimentar daño epitelial en el intestino, activación inmunológica e inflamación sistémica [8].


Si es sensible al gluten, puede notar síntomas similares a la enfermedad celíaca o la enfermedad de Crohn, como distensión abdominal, dolor abdominal, diarrea y gases [9]. Además, muchos con NCGS informan fatiga, nubosidad mental, dolor en las articulaciones dolores de cabeza, problemas de la piel, anemia y problemas de salud mental.


Si encuentra que su cuerpo reacciona negativamente al gluten, es mejor evitarlo por completo. Un estudio demostró que puede tomar hasta 6 meses para que los signos de exposición al gluten ya no sean detectables en los análisis de sangre [10].


Finalmente, hay otra preocupación con respecto al gluten. Los estudios han encontrado que el gluten activa la zonulina, la proteína en sangre que conduce a una mayor permeabilidad intestinal, lo que a su vez podría aumentar la probabilidad de otras sensibilidades alimentarias [11].


Lácteos



Junto con el gluten, los productos lácteos suelen ser un factor detonante importante que provoca malestar digestivo, inflamación, reacciones en la piel y congestión, entre otros posibles efectos. Estas reacciones pueden ser alergia, sensibilidad o intolerancia.


Una intolerancia a los lácteos puede provenir de enzimas digestivas inadecuadas necesarias para descomponer la lactosa o caseína con mayor frecuencia. De hecho, se estima que solo alrededor del 35% de la población a nivel mundial puede digerir la lactosa a partir de los 7 – 8 años de edad [12].


Sin embargo, ciertos estudios han demostrado que aquellos que eliminan los lácteos pueden incurrir en deficiencias de calcio [13]. Por lo tanto, si es sensible a los lácteos, es importante considerar consumir bastantes vegetales verdes y consumir productos no lácteos ricos en calcio como verduras de hoja verde, semillas, frijoles, lentejas y almendras.


Curiosamente, las personas con sensibilidad al gluten también tienden a ser más sensibles a los lácteos. Un estudio muestra ese número en alrededor del 50%. [14] La proteína de la leche de vaca provoca una respuesta inflamatoria similar a la provocada por el gluten en aproximadamente la mitad de las personas con enfermedad celíaca y esto se debe a que su estructura molecular es muy semejante.


Vegetales de solanáceas o Verduras de sombra 



Es cierto que muchos de estos vegetales y frutas contienen nutrientes importantes, sin embargo, algunas personas informan haber experimentado inflamación, dolor o síntomas gastrointestinales después de comerlos. Tal reacción se deriva de lo alcaloide en la planta: diseñados para protegerse de las plagas durante el crecimiento.


Si bien es posible tener una alergia real a los alimentos de la familia de las solanáceas, las propiedades de los alimentos también pueden causar irritación independiente de una alergia. Eso es porque algunos de nosotros carecemos de las enzimas adecuadas para digerir estos alimentos, lo que puede provocar inflamación en el intestino y problemas digestivos.


Los alcaloides en las solanáceas también se han relacionado con el intestino permeable y la enfermedad inflamatoria intestinal [15].


Además de algunos de los principales alérgenos enumerados anteriormente, hay compuestos en ciertos alimentos que pueden causar intolerancias en algunas personas. Estos compuestos incluyen, entre otros, oxalatos, histaminas y FODMAP.


Oxalatos



Muchos alimentos vegetales ricos en nutrientes contienen ácido oxálico u oxalatos. La lista incluye elementos considerados súper alimentos como verduras de hoja verde, bayas, frijoles y té.


El ácido oxálico es otra propiedad diseñada para proteger las plantas de insectos y enfermedades, pero los alimentos con oxalato pueden ser un problema para algunos de nosotros. De hecho, pueden interferir con la absorción de vitaminas y minerales como como hierro y calcio.


Los oxalatos se unen al calcio y crean cristales de oxalato, que en realidad son los componentes básicos para la formación de piedras o arenillas de riñón. Tal unión también bloquea la absorción de calcio. Además, estos cristales pueden viajar a través del cuerpo y causar dolor muscular.


Los alimentos ricos en oxalato incluyen espinacas, brócoli, coliflor, naranjas, chocolate, col rizada y nueces. Sin embargo, usted puede reducir el contenido de oxalato en sus alimentos cocinando verduras o remojando nueces y semillas durante 12 horas (luego asar este último durante 15-20 minutos) [16].


Tenga en cuenta que no todos se ven afectados por los oxalatos. Sin embargo, aquellos con ciertas condiciones piénselo dos veces antes de comerlos: cálculos renales recurrentes, síndrome del intestino permeable, síndrome del intestino irritable, enfermedad inflamatoria intestinal, sobre crecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO), enfermedad autoinmune, deficiencias nutricionales, inflamación crónica o vulvodinia.


Trate de reducir su consumo de oxalato con alimentos bajos a moderados en oxalato por un tiempo y evalúe cualquier cambio en tu salud. Si se siente mejor, considere ser atendido por nosotros para ayudarle a resolver su problema con nuestros métodos integrales.


Histaminas


Por lo general, asociamos las histaminas con las alergias estacionales y, por lo tanto, recurrimos a los antihistamínicos para calmar la reacción. Pero de manera similar, los alimentos pueden contener histaminas que desencadenan una reacción de tipo alérgico en algunos [17].


La mayoría de las personas pueden procesar las histaminas en los alimentos sin problemas, pero algunas personas son intolerantes a ellas. Aquellos con una capacidad alterada para metabolizar la histamina ingerida puede experimentar reacciones que incluyen diarrea, dolor de cabeza, síntomas nasales, asma, hipotensión, arritmia, urticaria, prurito y sofocos. Las investigaciones le atribuyen esto a los bajos niveles de diamino oxidasa, o DAO, la enzima principal para metabolizar la histamina [18].


Los alimentos con alto contenido de histamina incluyen elementos añejos y fermentados como quesos, yogur, chucrut, carnes procesadas, vinagres, alcohol y los alimentos recalentados. Además, la lista incluye aguacates, legumbres, cítricos, chocolate, algunos frutos secos, tomates, plátanos, berenjenas y espinacas.


Si está experimentando lo que se cree que son reacciones a la histamina, considere seguir una dieta baja en histamina.


Algunos alimentos en una dieta baja en histamina incluyen carnes orgánicas alimentadas con pasto, pescado fresco capturado en la naturaleza, manzanas, moras, arándanos, coco y nueces de Macadamia.


FODMAPS



Muchas personas con síndrome del intestino irritable descubren que reaccionan a los alimentos de una clase llamada FODMAP, abreviatura para oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables. En algunas personas, el intestino delgado absorbe estos carbohidratos de cadena corta (azúcares) de manera deficientemente, lo que provoca síntomas como calambres, diarrea, estreñimiento, distensión abdominal, gases, pérdida de peso y malabsorción.


A menudo es causado o exacerbado por el crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado o SIBO. Las bacterias son normalmente presentes en el intestino grueso con pequeñas cantidades en el intestino delgado. SIBO se define como excesivo bacterias en el intestino delgado [19].


Cuando la bacteria fermenta los azúcares en el intestino, la persona puede experimentar gases, distensión abdominal, diarrea, estreñimiento y malabsorción.

Para reducir los síntomas y ayudar durante el tratamiento, considere probar una dieta baja en alimentos FODMAP [20]. Ejemplos de alimentos bajos en FODMAP incluyen arándanos, fresas, zanahorias, calabacitas y huevos. Evite los alimentos con alto contenido de FODMAP como el azúcar en todas sus formas, frijoles, ajo, cebollas, aguacates, manzanas y granos como el trigo.


DESCUBRIENDO POSIBLE CULPABLES


Encontrar sus propias sensibilidades e intolerancias alimentarias no es tarea fácil. A veces, está claro que ciertos alimentos provocan una reacción. Pero con mayor frecuencia, es posible que no vinculemos alimentos específicos a los problemas de salud que presentamos y es común que digan siempre los he comido y nunca me han ocasionado problemas, ¿familiarizado con esta frase?


PARA ENCONTRAR TUS SENSIBILIDADES, CONSIDERE LO SIGUIENTE:


1. Prueba una dieta de eliminación



Una dieta de eliminación se considera el estándar de oro para encontrar sensibilidades alimenticias [21] y también ayudar a sanar el intestino. Sin embargo, se necesita paciencia.


En una dieta de provocación de eliminación típica, elimina ciertos alimentos durante unas tres semanas y luego, lentamente, los reintroduce uno a la vez. Sin embargo, si está trabajando con un doctor, él o ella puede recomendarle una línea de tiempo alternativa para usted.


El Instituto de Medicina Funcional recomienda eliminar los siguientes alimentos: maíz, lácteos, huevos, gluten, cereales (cebada, centeno, espelta y trigo), azúcar, mariscos, soja, ternera, cerdo, embutidos, café, té y chocolate (debido a la cafeína).


En su lugar, concéntrese en comer vegetales, frutas, aceites orgánicos prensados en frío (aguacate, semilla de uva, oliva y coco), carnes magras y pescados grasos, legumbres, frutos secos, semillas.


Para tener éxito, asegúrese de tener a mano muchos alimentos aprobados, planifique sus comidas, lea atentamente todas las etiquetas y beba de seis a ocho vasos de agua al día. Después de la fase de eliminación, reintroduzca los alimentos eliminados uno a la vez, con cada alimento reintroducido espaciado durante dos días. Mantenga un diario de alimentos de lo que come y esté atento a cualquier reacción.


2. Acuda con un Profesional en Quiropráctico Funcional que entienda la importancia de la Biomecánica de su Columna y la relación Sistema Nervioso Central con su Sistema Inmune.  “GET THE BIG (BRAIN-IMMUNE GUT) IDEA”



SANA TU INTESTINO


Una vez que hayas identificado tus alimentos detonantes, ajuste su dieta para evitar los alimentos ofensivos. Considere asociarse atenderse con nosotros para ayudarle a resolver su salud según sus necesidades específicas y problemas de salud.


Los siguientes pasos tienen el potencial de ayudar a sanar el intestino hasta el punto en que puede ser capaz de reintroducir los alimentos eliminados.


Dado lo que sabemos sobre el papel de las bacterias intestinales, las alergias o sensibilidades alimentarias, no es sorprendente que los investigadores descubrieron que dar varias especies de bacterias, que se encuentran en el intestino humano, a los ratones ayudo a proteger a los ratones contra las alergias alimenticias y la enfermedad establecida fue revertida. Los microbios, en efecto, restablecen el sistema inmunitario.


Recuerda que mas del 80% del sistema inmune se encuentra en tu sistema gastrointestinal


POR LO TANTO, ES ESENCIAL TRABAJAR EN SANAR TU INTESTINO. CONSIDERAR LOS SIGUIENTES PASOS TÍPICAMENTE RECOMENDADOS POR DOCTORES EN MEDICINA FUNCIONAL:

  • Eliminar: elimine cualquier cosa que afecte negativamente al intestino, como alimentos detonantes, alimentos pro inflamatorios, parásitos, levaduras y sobre crecimiento bacteriano.

  • Reemplazar: agregue elementos que puedan ser deficientes y que ayuden con la digestión, enzimas digestivas, ácido clorhídrico o ácidos biliares.

  • Re inoculé: fomenta el crecimiento de bacterias beneficiosas con alimentos probióticos (como yogur, miso y tempeh), suplementos probióticos y prebióticos. Los prebióticos alimentan a los probióticos y se encuentra en una fibra llamada inulina. Para la inulina, coma alimentos como el ajo, la cebolla, las alcachofas, linaza.

  • Reparación: a continuación, apoye a el revestimiento del tracto gastrointestinal con nutrientes como zinc, vitaminas A, C y E, aceite de pescado, caldo de hueso y el aminoácido glutamina.

  • Reequilibrar: equilibrar los factores del estilo de vida, como columna desalineada, dormir de manera reparadora, desintoxicar al organismo, realizar ejercicio moderado, atender estrés emocional o mental, todo esto lo ayuda a mantener un intestino sano.


¿Puedes revertir REACCIONES?


Nuestra experiencia muestra que hay esperanza para aquellos que han perdido la tolerancia oral a ciertos alimentos o la capacidad de comer esos alimentos sin una reacción. 


En cuanto a las sensibilidades e intolerancias, muchos descubren que la sanación intestinal les permite comer alimentos que no podrían antes. Una vez que se repara el intestino permeable y las moléculas de alimentos ya no pasan al torrente sanguíneo, el cuerpo debe pronto detener la reactividad de IgA e IgG.


Además, los estudios indican que ciertos probióticos pueden aliviar los síntomas de la intolerancia a la lactosa al modificar la micro biota en el colon. A su vez, estas bacterias pueden incluso producir su propia enzima lactasa que ayuda en la digestión [26].


¿QUÉ PUEDO HACER PARA RESOLVER MIS PROBLEMAS O PREVENIRLOS?


1. Acuda con un Quiropráctico Correctivo Funcional que entienda la importancia de la Biomecánica de su Columna y su Sistema Nervioso Central.


2. Tome conciencia en cuanto a su estilo de vida alimentario, resuelva alergias, intolerancias, hipersensibilidades alimentarias, bloqueos metabólicos, etc.


3. Evite alimentos procesados de la industria.


4. Procure comer productos libres de pesticidas o genéticamente modificados.


5. Resuelva temas emocionales, conflictos, etc. que pueda estar acarreando por medio de meditación, introspección, etc.…


6. Procure ejercicio apropiado


7. Duerma y Descanse de una manera reparadora.


Dr. David Garita



Fuentes:

1. Turner, Paul J., et al., Global Trends in Anaphylaxis Epidemiology and Clinical Implications. The Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice, 2020. April 8(4): p. 1169-1176. 

2. Turnbull, J.L., et al., Review article: the diagnosis and management of food allergy and food intolerances. Alimentary Pharmacology & Therapeutics, 2014. Jan;41(1): p.3-25. 

3. Hadley, C. Food allergies on the rise? Determining the prevalence of food allergies, and how quickly it is increasing, is the first step in tackling the problem. Embo Rep. 2006. Nov; 7(11): p. 1080-1083 

4. Shakoor, Z. et al., Prevalence of IgG-mediated food intolerance among patients with allergic symptoms. Annals of Saudi Medicine, 2016. Nov-Dec;36(6): p. 386-390. 5. Fasano, A. All disease begins in the (leaky) gut: role of zonulin-mediated gut permeability in the pathogenesis of some chronic inflammatory diseases. F1000Research, 2020. 9. 

6. Arantes, L. et al., The prevalence of HLA DQ2 and DQ8 in patients with celiac disease, in family and in general population. Brazlian Archives of Digestive Surgery, 2015. Jul-Sep; 28(3): p.183–185. 

7. Roszkowska, A. et. al., Non-Celiac Gluten Sensitivity: A Review. Medicina, 2019. 55(6): p. 222. 

8. Uhde, M. et. al., Intestinal cell damage and systemic immune activation in individuals reporting sensitivity to wheat in the absence of coeliac disease, 2016. Gut 2016; 65: p. 1930-1937 

9. Roszkowska, A. et. al., Non-Celiac Gluten Sensitivity: A Review. Medicina, 2019. 55(6): p. 222. 

10. Mainardi, E. et. al., Thyroid-related autoantibodies and celiac disease: a role for a gluten-free diet? Journal of Clinical Gastroenterology, 2002. Sep;35(3): p. 245-8. 

11. Drago, S. et. al., Gliadin, zonulin and gut permeability: Effects on celiac and non-celiac intestinal mucosa and intestinal cell lines. Scandinavian Journal of Gastroenterology, 2006. Apr;41(4): p. 408-19. 

12. Lukito, W. et. al., From ‘lactose intolerance’ to ‘lactose nutrition. Asia Pac Journal of Clinical Nutrition, 2006. 24(Suppl 1):S1-S8 S1. 

13. Obermayer-Pietsch, B. et. al., Genetic predisposition for adult lactose intolerance and relation to diet, bone density, and bone fractures. Journal of Bone and Mineral Research, 2004. Jan;19(1): p.42-7. 

14. Kristjansson, G. et al., Mucosal reactivity to cow’s milk protein in coeliac disease. Clinical and experimental immunology, 2007. Mar; 147(3): p.449–455. 

15. Patel, B. et al., Potato glycoalkaloids adversely affect intestinal permeability and aggravate inflammatory bowel disease. Inflammatory Bowel Disease, 2002. Sep;8(5): p. 340-6. 

16. Chai, W. et. al., Effect of different cooking methods on vegetable oxalate content. Journal of Agricultural and Food Chemistry, 2005. Apr 20;53(8): p. 3027-30. 

17. Maintz, L. et. al., Histamine and histamine intolerance. American Journal of Clinical Nutrition, 2007. May;85(5): p. 1185-96. 

18. Schnedl, W.J., et. al., Diamine oxidase supplementation improves symptoms in patients with histamine intolerance. Food Science Biotechnology, 2019. Dec; 28(6): p. 1779–1784. 

19. Kukowicz, A.C., et. al., Small Intestinal Bacterial Overgrowth, A Comprehensive Review, 2007. Gastroenterology and Hepatology, 2007 Feb; 3(2): p. 112–122. 

20. Kwiatkowski, L., et. al., Integrative Treatment of Chronic Abdominal Bloating and Pain Associated With Overgrowth of Small Intestinal Bacteria: A Case Report. Alternative Therapies in Health and Medicine, 2017. Jul;23(4): p. 56-61. 

21. Vojdani, A., The evolution of food immune reactivity testing: why immunoglobulin G or immunoglobulin A antibody for food may not be reproducible from one lab to another. Alternative Therapies in Health and Medicine, 2015. 21 Suppl 1: p. 8-22. 

22. Gocki, J. et. al., Role of immunoglobulin G antibodies in diagnosis of food allergy. Postepy Dermatol Alergol, 2016. Aug; 33(4): p. 253–256. 

23. Furness, J.B., et. al., Nutrient tasting and signaling mechanisms in the gut. II. The intestine as a sensory organ: neural, endocrine, and immune responses. American Journal of Physiology, 1999. Nov;277(5): p. G922-8. 

24. Abdel-Gadir, Azza, et. al., Microbiota therapy acts via a regulatory T cell MyD88/RORγt pathway to suppress food allergy. Nature Medicine, 2019. Jul;25(7): p. 1164-1174. 

25. Stefka, A. et. al., Commensal bacteria protect against food allergen sensitization. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2014. Sep 9;111(36): p. 13145-50. 

26. He, T. et. al., Effects of yogurt and bifidobacteria supplementation on the colonic microbiota in lactoseintolerant subjects. Journal of Applied Microbiology, 2008. Feb;104(2): p. 595-604.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


especialistas en monterrey N.L. Mexico
bottom of page