top of page

Tu Cuerpo Eléctrico

Una introducción a la frecuencia energética vibracional = Bioenergía


Para entender la naturaleza del cuerpo y cómo funcionan realmente las cosas a nivel celular, debes observar y tomar en cuenta cómo viaja la energía por todo el cuerpo. Si consideramos el cuerpo como una serie de procesos electromagnéticos, en lugar de solo químicos, entonces tendrás un nuevo nivel de comprensión de cómo los campos bioenergéticos del cuerpo afectan la salud en general.


Los campos electromagnéticos se crean cuando las corrientes eléctricas fluyen de manera optima. Es fácil imaginar que este proceso sucede cuando enciendes el interruptor de la luz, pero el cuerpo también está lleno de corrientes eléctricas. Por ejemplo, el cerebro envía constantemente señales eléctricas y el corazón tiene el campo electromagnético más poderoso del cuerpo.


El bioelectromagnetismo examina el fenómeno electromagnético en nuestros tejidos biológicos, estudiando no solo cómo funcionan estos campos, sino también cómo podemos usar los campos bioeléctricos del cuerpo para sanar. El uso de ondas sonoras para romper los cálculos biliares como alternativa a la cirugía es un buen ejemplo del uso de la energía para la sanación. Durante siglos, la acupuntura y la meditación han sido vistas como grandes modalidades de sanación energética.


Si consideramos la enfermedad como una interrupción de la energía en el cuerpo, entonces podemos iniciar con mayor eficacia el proceso de sanación. El tener una mejor comprensión de los campos bioelectromagnéticos y buscar terapias que respalden cómo la energía se mueve por todo nuestro cuerpo es un paso vital para abordar las enfermedades crónicas.


Definiciones de términos comunes utilizados en la medicina energética



Energía- cualquier materia física a la velocidad de la luz se convierte en energía. Toda la materia está compuesta de energía.


Frecuencia- la velocidad a la que se produce una vibración que constituye una onda, ya sea en un material (como en las ondas de sonido) o en un campo electromagnético (como en las ondas de radio y de luz).


Vibración – La Ley de Vibración establece que todo en el universo se mueve y vibra; nada descansa.


Electrones- De acuerdo a la ciencia oficial, estos llevan una carga negativa y son el principal portador de electricidad en los sólidos.


Carga- de acuerdo a la ciencia oficial esta es la propiedad fundamental de la materia representada en cargas positivas y negativas. Cuando un átomo tiene carga negativa, tiene un excedente de electrones.


Cuando un átomo tiene una carga positiva, realmente es una escasez de electrones. Son los electrones en el átomo los que dictan su carga al planeta más grande, lo que significa es que existe un flujo de energía. El flujo energético es esencial para nuestra comprensión de las interacciones bioenergéticas. Cuando se trata de energía, el flujo lo es todo. La energía no se mueve de manera errática, sino que necesita una ruta establecida, como el cableado en las paredes que conectan las lámparas a un interruptor.


Corriente- una carga eléctrica en movimiento, que se mide en amperios. Puede tener una corriente continua, que es el flujo uniforme de carga, o una corriente alterna, que es un flujo de ida y vuelta. La Ley de Ampere establece que cualquier corriente eléctrica que fluye a través de un conductor genera un campo magnético a su alrededor.


De la misma forma que nuestro sistema circulatorio fluye constantemente, nuestros cuerpos también tienen un sistema de energía que fluye continuamente. Este sistema bioenergético está compuesto por campos magnéticos en todo el cuerpo, ya que los órganos generan corrientes eléctricas que fluyen a través de los tejidos y por lo tanto generan campos magnéticos tanto dentro como alrededor del cuerpo.



El sistema circulatorio es un buen ejemplo de un camino fijo de flujo en el cuerpo. La sangre se mueve en una corriente, o un camino fijo que fluye que transporta oxígeno y otros materiales necesarios por todo el cuerpo. Cuando existe una interrupcion en el flujo del sistema circulatorio es cuando surge la enfermedad, como un bloqueo en una arteria que causa una enfermedad cardíaca.


Junto con el flujo, la energía también tiene una carga específica, que es una experiencia de fuerza de algo que mantiene la corriente en movimiento. La carga puede ser positiva o negativa. Tendemos a pensar en términos de que lo negativo es malo y lo positivo es bueno, pero ambos tipos de cargas son necesarios para la bioelectricidad. La neutralidad es la ausencia de carga, que es una interrupción de la energía. En otras palabras, sin carga, no hay corriente.


Energía

La electricidad, el magnetismo y la luz son manifestaciones de este mismo fenómeno del campo electromagnético. Las ondas electromagnéticas se mueven a través del espacio a la velocidad de la luz, con los campos eléctricos perpendiculares a los campos magnéticos. Recuerda que una longitud de onda es igual a la distancia entre los picos de un campo. Entonces, una carga en movimiento produce un campo eléctrico y otro magnético. Los campos magnéticos de nuestro cuerpo también pueden crear corrientes (Faraday). Muchos tejidos del cuerpo humano tienen estructuras helicoidales, considere el ADN o la estructura del colágeno. El movimiento a lo largo de estas bobinas puede aumentar la capacidad de inducir flujos de corriente en los tejidos, lo que crea un flujo de energía.


El campo electromagnético del cuerpo está continuamente enviando y recibiendo mensajes a través de la transferencia de energía. Estas señales pueden ser interrumpidas por cualquier cosa que interrumpa el flujo de energía, causando enfermedades. Cuando tienes una carga negativa y positiva en la misma proximidad, generas un campo magnético atractivo. Aporta energía hacia él. Cuando tienes dos cargas positivas en la misma vecindad, creas un campo magnético repulsivo. La energía se aleja de él.


Este concepto de atracción y repulsión es esencial para nuestra comprensión de la energía. Atraer la energía que sane y repeler la energía dañina es la clave de la bioenergética. Lo emocionante es que el flujo de energía se puede abordar a través de una variedad de terapias, lo que permite la sanación de afecciones crónicas.


Frecuencia


La frecuencia es cómo se mueve la energía. Es la tasa de vibración que ocurre lo que constituiría una onda. Por ejemplo, imagina agua goteando de la llave a un bote. Un goteo lento provoca ondas lentas en el agua que emanan desde el punto donde la gota golpea el agua en el bote. Si el agua gotea más rápido de la llave, crea más ondas en el bote o una frecuencia más alta.


El uso de ondas sonoras para extraer cálculos biliares como alternativa a la cirugía es un buen ejemplo de ondas sonoras de alta energía para producir una onda de choque (una onda que se mueve más rápido que el sonido) a una frecuencia segura. Estas ondas de sonido son lo suficientemente potentes como para romper un cálculo biliar sin dañar los órganos que lo rodean. La tasa de vibración de estas ondas es alta y se producen a una frecuencia que puede impactar en la piedra.


La frecuencia de un campo de energía determina si será o no dañino para el cuerpo. Volviendo al agua que gotea en el bote, el tamaño de la gota de agua puede variar y no afectar la frecuencia. Sin embargo, la frecuencia de ese goteo afecta las ondas en la superficie y la rapidez con que se llena el bote. Un campo de energía, como una gota de agua, puede ser débil o fuerte y no afectar en absoluto a una persona, pero una frecuencia dañina puede afectar el cuerpo.


La radiación de los teléfonos celulares es un buen ejemplo cotidiano de una frecuencia dañina. Se supone que es «seguro» porque la radiación de un teléfono celular se considera energía débil. Sin embargo, la radiación de los teléfonos celulares puede ser extremadamente dañina debido a la frecuencia que emite.


Vibración


La vibración es fundamental para comprender cómo la energía y la frecuencia impactan en el cuerpo. La energía son los componentes básicos de toda la vida, pero la vibración es cómo se mueven esos componentes básicos. Las frecuencias, tanto bajas como altas, son vibraciones. Un concepto importante a entender cuando se habla de frecuencia y vibración es la resonancia. La resonancia es el proceso por el cual un campo de una frecuencia particular puede transferir energía vibratoria de un objeto a otro. La resonancia es cómo una frecuencia puede sanar o dañar.


Cada ser vivo tiene su propia frecuencia que es única para ellos, como una huella digital. La frecuencia se basa en un conjunto de factores, tanto genéticos, temperatura, pH, presión atmosférica y otros ambientales. Esta frecuencia natural en todo ser vivo se llama frecuencia resonante. Es el potencial más alto de un tejido u órgano. Estructurar una frecuencia resonante con una modalidad terapéutica significa que la frecuencia puede comunicarse y transferir energía. Los pulsos que impactan los campos magnéticos del cuerpo y los inducen de nuevo al movimiento son pulsos de vibración.


Los Mejores Ejemplos de Bioenergética: El Cerebro y el Corazón



El cerebro y el corazón son dos poderosos ejemplos de cómo la bioenergía puede afectar el cuerpo. Debido a la naturaleza de la corriente eléctrica que genera nuestro corazón, que bombea constantemente, tiene el campo electromagnético más fuerte del cuerpo. El campo eléctrico del corazón es unas 60 veces mayor en amplitud que la actividad eléctrica generada por el cerebro. Además, el campo magnético producido por el corazón es más de 100 veces mayor en fuerza que el campo generado por el cerebro. Este poderoso campo magnético se puede detectar hasta a casi un metro de distancia del cuerpo (Instituto HeartMath). Pero al igual debemos de pensar que esta también puede ser afectadas de manera bidireccional, y por ejemplo mención cuando vemos algo a distancia o escuchamos algo que nos perturba si prestan atención en ese momento a su corazón , van a percibir un cambio. Por esta razón es que les pedimos en nuestros tratamientos el mantener una distancia de 3 metros de los alérgenos atendidos en el periodo de 25 horas, ya que si hay personas que son mas sensibles y fuertes en su percepción.


Si bien el campo magnético del cerebro no es tan fuerte, las frecuencias que crea el cerebro son un poco más complicadas. Un ejemplo de la energía del cerebro en acción es el sistema nervioso. El sistema nervioso es un sistema eléctrico dentro del cuerpo, una red de más de siete billones de nervios. Estos nervios envían continuamente mensajes de ida y vuelta entre el cuerpo y el cerebro mediante corrientes eléctricas. El proceso de sentir dolor es que los nervios envían impulsos eléctricos a través de conexiones al cerebro. Esta corriente de nervios y mensajes es vital para el funcionamiento del cuerpo.


ONDAS CEREBRALES



El cerebro tiene un flujo electromagnético a través de ondas cerebrales. Estas ondas cerebrales vienen en todas las frecuencias diferentes, lo cual es particularmente importante porque la frecuencia de una onda cerebral determina qué proceso crea en el cerebro. Hay cuatro tipos de ondas cerebrales:

Delta: Delta es el tipo de frecuencia más bajo. Son lentos y profundamente penetrantes a los campos magnéticos. Este es el estado en el que el cuerpo experimenta un sueño reparador profundo que promueve la reparación. Las ondas cerebrales delta son lo que hace que el sueño sea tan esencial para la sanación. Este es el estado con la frecuencia resonante del cerebro, donde ocurre la mayor parte de la sanación.


Theta: Estas ondas cerebrales también son un estado durante el sueño, pero también pueden ocurrir durante la meditación profunda o el soñar despierto. Theta es la puerta de entrada a la memoria y la intuición. Estas ondas cerebrales son la clave para la memoria y la comprensión del conocimiento.


Alfa: Es el estado de reposo del cerebro despierto, como sentarse en silencio o no pensar realmente en nada. Las ondas cerebrales alfa ayudan en la coordinación mental, el aprendizaje y la integración mente-cuerpo.


Beta: Las ondas beta son la frecuencia más alta del cerebro. Estas ondas son pensamiento y acción progresivos. Son actividades rápidas, como cuando el cuerpo se dedica a la resolución de problemas o a una actividad mental enfocada. Estas son las ondas que se encuentran con mayor frecuencia durante las horas que estamos despiertos.


El cerebro y el corazón son vitales para la bioenergía en el cuerpo a través de la noción de coherencia. La coherencia es cuando dos ondas y sus frecuencias coinciden entre sí. Cuando las frecuencias del cerebro (sistema nervioso) y del corazón están sincronizadas, este es el estado más alto de sanación que una persona puede lograr (Joe Dispenza).


TERAPIAS QUE CAMBIARÁN SUS PROPIOS SISTEMAS BIOENERGÉTICOS


Ver el cuerpo como transferencia de energía nos ayuda a comprender que, si una parte del flujo de energía no está sincronizada, todo el sistema no puede funcionar bien. No puedes simplemente cambiar un foco para arreglar una lámpara si hay un problema de cableado en las paredes. En lugar de aislar nuestros tejidos u órganos como cuestiones individuales, el cuerpo puede verse como un todo y tratarse como tal.


El tener una mejor comprensión del papel tan importante que juegan el movimiento y el flujo de energía en nuestra salud en general nos ayuda a lograr una salud plena y vivir en prosperidad en vez de vivir batallando. No podemos hablar de energía y carga sin hablar de voltaje, que es la presión que mueve los electrones a través de una corriente. Un bajo voltaje de celda significa enfermedad crónica. El cuerpo necesita suficiente voltaje celular para sanar y la célula necesita electrones para crear ese voltaje. A través de la transferencia de electrones, el cuerpo no solo puede producir nuevas células, sino también mantener sanas nuestras células actuales (Tennant).


Mejorar la cantidad de electrones en las células induce a un mejor flujo, cambia las corrientes y puede mejorar los sistemas bioenergéticos del cuerpo. Las terapias que invitan a más electrones a nuestros sistemas tendrán el mayor impacto en la reparación de nuestros cuerpos.


GROUNDING OR EARTHING


El hacer tierra, también conocida como conexión a tierra, es una poderosa técnica terapéutica que trae electrones a nuestro sistema y descargamos iones positivos. Poner nuestros cuerpos en contacto directo con los electrones libres en la superficie de la tierra puede ayudarnos a fortalecer nuestro sistema inmune y reducir la inflamación corporal.


La conexión a tierra se puede lograr a través de varios métodos diferentes. Las formas más fáciles de conectarse a tierra son simplemente caminar descalzo, pero existen otras técnicas:


Siente tus pies:



Este es un método rápido y fácil. Ya sea sentado o de pie, coloca ambos pies firmemente en el piso (¡esto funciona mejor sin zapatos!) Pon toda tu atención en la parte inferior de tus pies y siente las sensaciones. Puedes sentir una ligera sensación de hormigueo subiendo por tus piernas, o quizá no. De cualquier manera, esta técnica funciona para que tu cuerpo vuelva a estar en contacto con el mundo en el que se encuentra. Este ejercicio simple de 30 segundos te pone con la mentalidad adecuada para conectarte a la madre tierra.


Sigue tu respiración:



Cierra los ojos y, al inhalar, pon atención al flujo de el aire que entra por la nariz y llega a los pulmones. Al exhalar, sigue el aire que sale de tus pulmones y sale por la nariz o la boca. Esto no es lo mismo que forzar la respiración en tu mente, sino observar tu respiración natural mientras se mueve dentro de ti. Existen varios videos diferentes en línea que siguen esta técnica, y es común en la meditación seguir tu respiración. Esta técnica lleva un poco más de tiempo, de uno a diez minutos, pero se ha demostrado que tiene efectos significativos no solo en tu salud física sino también en tu salud mental.



DONANTES DE ELECTRONES



Un donador de electrones o donador de voltaje es cualquier sustancia que da energía a las mitocondrias (motor de potencia) en las células. Los donantes de electrones se utilizan para mejorar el pH celular y son parte integral de nuestra capacidad para producir nuevas células. Algunos incluso ven la salud como el grado de donantes de electrones que tenemos disponibles en el cuerpo para producir nuevas células.


Uno de los mejores donantes de electrones es Exclusion Zone Water o EZ water. El agua tiene tres fases: sólida, líquida y gaseosa, pero se ha descubierto que el agua en realidad tiene una cuarta fase. Esta es agua EZ. (1)


El agua EZ es H3O2 en lugar de H2O. Esta agua es más viscosa y menos fluida. Las células del agua son más densas y están muy juntas, y esto hace que tenga más electrones para tus mitocondrias. El agua EZ se puede crear tratando el agua con luz infrarroja, pero también hay casos de agua EZ que se encuentran naturalmente en el mundo.


El agua EZ se encuentra de forma natural en los jugos de vegetales y en el agua fresca de manantial, por lo que una forma sencilla de aumentar sus electrones es beber un jugo de vegetales verdes frescos al menos una vez al día.


La luz del sol es otra excelente manera de obtener agua EZ en tus células. La luz solar es luz de espectro completo que tiene luz ultravioleta e infrarroja, que se usa para tratar el agua normal para convertirla en agua EZ. El H3O2 se forma en sus células cuando expone tu piel a la luz solar sin filtrar durante unos minutos todos los días. Cuanta más piel revele, más agua EZ producirá, así que intente una pequeña dosis de baños de sol saludables cuando puedas.


Fuente:

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


especialistas en monterrey N.L. Mexico
bottom of page