top of page

¡Tatuajes! ¿La tinta es tóxica para mi salud?


Sustancias químicas de la tinta del tatuaje


Hay una necesidad muy arraigada dentro de todos nosotros de personalizar los elementos cotidianos con los que nos rodeamos. Estos toques personales, por supuesto, varían considerablemente de una persona a otra, pero en algún nivel, es algo que todos y cada uno de nosotros hacemos.


Para algunos, es tan simple como la ropa que usan o la forma en que eligen peinarse. Para otros va un paso más allá e incluye cositas como fundas del celular personalizadas, corbatas mono grafiadas o calcomanías en la defensa del coche. Sin embargo, para un número creciente de jóvenes, el lugar elegido es literalmente la piel en la que nacieron.



Al menos en Estados Unidos las encuestas recientes muestran que más del 40% de los habitantes de 20 y tantos años tienen al menos un tatuaje. Mucha gente tiene bastantes más. Una nueva investigación muestra que estas autoidentificaciones pueden tener un alto costo más allá del dolor inicial y la inversión financiera.


¿Son seguros los ingredientes de la tinta para tatuajes?



Una serie de estudios de investigación encabezados por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (PDF) [1] sugiere que muchas de las tintas comúnmente utilizadas en los tatuajes pueden tener un impacto negativo grave a largo plazo en la salud humana.


Las fuentes cuestionables de pigmentos de particular interés para los investigadores de la FDA incluyen una variedad de metales pesados, ftalatos e hidrocarburos peligrosos, todos los cuales se sabe que actúan como agentes cancerígenos. Gran parte de la preocupación en torno a la posible conexión entre las tintas de los tatuajes modernos y el cáncer se ha centrado en un pequeño número de casos documentados en los que se observaron melanomas malignos y tumores cutáneos en la piel tatuada [2] [3].


Sin embargo, dicho esto, los hallazgos de esta reciente serie de investigaciones, hasta ahora, han demostrado ser poco concluyentes en el mejor de los casos.



Tina Alster, dermatóloga cosmética y cirujana láser, le dijo a NPR News:


«Se ha demostrado que se inyectan algunas sustancias químicas junto con las tintas de los tatuajes para hacerlas más brillantes o incluso psicodélicas. Hay algunas que en realidad brillan con luz negra… nadie sabe con seguridad qué hay realmente en ellas. Hay algunas, como el cadmio, que son cancerígenos. Otros provocan granulomas, que es una reacción alérgica en la piel”. [4]


Además, un estudio de 2010 de la Universidad de Regensburg en Alemania descubrió que algunas de las tintas negras para tatuajes en realidad están hechas de hollín [5]. Estas tintas negras para tatuajes suelen contener hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP). Los PAH pueden contener benzo(a)pireno, un carcinógeno del Grupo 1 según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. La EPA también lo clasifica entre «los carcinógenos para la piel más potentes y mejor documentados».


Investigadores del Departamento de Dermatología de la Universidad de Ratisbona:


«El tatuaje con tintas negras implica una inyección de cantidades sustanciales de fenol y HAP en la piel. La mayoría de estos HAP son cancerígenos y, además, pueden generar oxígeno singulete nocivo dentro de la dermis cuando la piel se expone a los rayos UVA (por ejemplo, la radiación solar)».



California y un puñado de otros estados actualmente exigen que los clientes de las tiendas de tatuajes firmen una renuncia informándoles de su exposición pendiente a productos químicos potencialmente peligrosos antes de pasar por la aguja. Esto parece estar haciendo muy poco para disuadir a los clientes.


Riesgos para la salud de los tatuajes


Los tatuajes siempre han venido con una cierta cantidad de riesgo. Podría decirse que este aire de peligro puede contribuir a parte del atractivo.


Los tatuajes más antiguos que se conocen se remontan al menos a la era neolítica, aproximadamente 5000 años antes de Cristo, y muchos expertos creen que se crearon frotando cenizas en heridas creadas accidental o intencionalmente.


La palabra «tatuaje» se toma de la palabra samoana «Tatau», que se usó originalmente para describir una variación lenta y, según se informa, muy dolorosa del proceso que se basaba en palos de púas para incrustar el pigmento debajo de la piel. La infección grave, e incluso la muerte, no eran infrecuentes.


A pesar de la seguridad adicional y la reducción del dolor que ofrecen las modernas máquinas de tatuar, la amenaza de exposición al tétanos, la hepatitis, la sífilis y el VIH sigue siendo muy real en algunos lugares. Y estos son solo los riesgos más serios de tatuarse. También debe tener en cuenta el riesgo de infecciones, alergias, cicatrices, granulomas y futuras complicaciones de resonancia magnética.


¡Piénsalo mil veces antes de tatuarte!


Dr. David Garita



Fuentes:

  1. United States Food & Drug      Administration. Think      before you ink, are tattoos safe? (PDF). FDA Consumer Health Information. 2009 October.

  2. Paradisi A, Capizzi R, De      Simone C, Fossati B, Proietti I, Amerio PL. Malignant melanoma in a tattoo:      case report and review of the literature. Melanoma Res. 2006      Aug;16(4):375-6.

  3. Baker PA, O’Dowd GJ, Khan      IU. Dermatofibrosarcoma protuberans      arising in a decorative tattoo. Sarcoma. 2005;9(1-2):37-41. doi:      10.1080/13577140500094289.

  4. Parri Neighmond. Tattoo      ink stained by safety concerns. NPR news. 2011 May 9. Regensburger J, Lehner K,      Maisch T, Vasold R, Santarelli F, Engel E, Gollmer A, König B, Landthaler      M, Bäumler W. Tattoo inks contain polycyclic      aromatic hydrocarbons that additionally generate deleterious singlet      oxygen.      Exp Dermatol. 2010 Aug;19(8):e275-81. doi:      10.1111/j.1600-0625.2010.01068.x

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


especialistas en monterrey N.L. Mexico
bottom of page